almacenaje inalámbrico

Almacenaje externo inalámbrico: acceso a ficheros en cualquier instante y sitio

Los dispositivos de almacenaje externo inalámbrico son una solución bien interesante para cubrir las necesidades de acceso a datos tanto en movilidad como en el escritorio informático o bien en el salón de un hogar.

Hay muchos géneros de soluciones de almacenaje, desde las locales internas que incluyen los equipos a las que ofrece la nube, pasando por unos NAS que suman los beneficios de las dos. Asimismo contamos con dispositivos externos, basados en discos duros o bien unidades de estado sólido, o bien aun extraíbles como son las tarjetas SD. No obstante, ninguna de ellas ofrece la utilidad y campos de empleo que ofrece el almacenaje externo inalámbrico, en tanto que dejan guardar contenido al que podemos acceder en cualquier instante y sitio y desde múltiples dispositivos conectados, sea un ordenador o bien un móvil inteligente sin precisar cables ni de redes de energía.

¿De qué manera marchan estas soluciones?

Como vimos en el análisis del WD My Passport Wireless SSD, la primordial diferencia con otros medios de almacenaje externo es que estas soluciones crean su red Wi-Fi a la que los dispositivos a su alcance pueden acceder remotamente y seguramente a través de una clave de acceso.

Para conexiones sin cables desde un teléfono inteligente o bien tablet, los fabricantes ofrecen aplicaciones para trasferir ficheros desde y cara la unidad. Si se conecta a un computador personal, la unidad se va a mostrar en el explorador de ficheros pertinente tal y como si fuera una unidad interna o bien externa conectada por cable.

En frente de un disco duro externo habitual (o bien unidad de estado sólido) conectable a través de cable a un puerto de conexión de periféricos (USB, Thunderbolt, eSATA…), un disco duro inalámbrico se conecta a través de reglas Wi-Fi o bien Bluetooth para permitir el acceso a su contenido guardado. Es particularmente útil para su utilización desde dispositivos móviles como móviles inteligentes, tablets o bien cámaras si bien verdaderamente marchan con cualquier equipo que tenga acceso a su red.

Además de esto, este género de soluciones incluyen su batería para ofrecer una autonomía en movilidad que fluctúa entre modelos ciertos, mas ofrece por lo menos varias horas de actividad. Evidentemente, asimismo pueden marchar con cableado cuando se necesite, pues incluyen un puerto para carga y trasferencia de datos.

¿A quién va destinado este género de soluciones?

Los dispositivos de almacenaje externo inalámbrico son útil para cualquier clase de consumidor o bien profesional por su enorme utilidad. Una de sus grandes ventajas es la posibilidad de acceso de múltiples equipos simultáneamente, algo que no podemos lograr en los dispositivos por cable.

almacenaje inalámbrico

Su diseño cada vez es más afinado y su peso no acostumbra a exceder los quinientos gramos, lo que deja gran movilidad. Ciertos modelos asimismo incluyen carcasas resistentes para empleo en escenarios comerciales o bien industriales o bien sencillamente de protección de la unidad.

Su empleo primario es el respaldo de datos y copias de respaldo sobre la marcha desde y cara cualquier dispositivo que conectemos a su red, ampliando de forma eficaz la capacidad de almacenaje de esos dispositivos. Asimismo señalado su empleo en fotografía ahora que el 4K devora capacidad a buen ritmo. Como afirmábamos, puede utilizarse de forma inalámbrica o bien con el pertinente cableado desde un conector a puertos estándar USB que incluyen, por lo menos.

Otra de los beneficios de estos dispositivos es su empleo como servidor de medios. Los mejores discos duros inalámbricos incluyen una gama de capacidades integradas para esto, trabajando con teléfonos inteligentes, tabletas, televisores inteligentes, streamer como el Chromecast y servicios como Plex. Sencillamente unes el dispositivo de almacenaje inalámbrico a la red y todo el contenido multimedia guardado va a poder reproducirse en el centro de entretenimiento en pantallas como un TV inteligente.

Oferta en almacenaje externo inalámbrico (Agosto dos mil diecinueve)

El coste de estas soluciones es levemente superior al de un disco externo por cable con exactamente la misma capacidad, derivado de sus peculiaridades, la batería y el módulo inalámbrico que incluye.

A tomar en consideración las diferencias entre aquéllos que tienen su base en discos duros o bien en unidades de estado sólido, estas con mayor desempeño, mas con un costo superior. Asimismo la autonomía que ofrecen; su solidez en frente de golpes, caídas y elementos climáticos; la interfaz utilizada y los puertos de conexión; la versión de Wi-Fi y Bluetooth que incluyen; el soporte de los fabricantes en garantía y software, y la capacidad de almacenaje.

Como resulta lógico, no hay libre tanta oferta como en sus análogos con cable, mas se pueden adquirir buenos dispositivos como los siguientes:

WD My Passport Wireless SSD de quinientos GB. Basada en unidades de estado sólido, ofrece Wi-Fi ac, USB tres.0, dos.0 y tarjetas SD. Resistente a golpes, rasguños y caídas hasta 1 metro. Batería de seis.700 mAh para diez horas de autonomía. trescientos cincuenta y nueve gramos (sin protector) o bien cuatrocientos sesenta gramos (con protección). Está libre con SSD en capacidades desde veinte GB y ofrece otras superiores hasta dos Tbytes. Hoy en día, la más interesante en precio/capacidad es la de quinientos Gbytes por doscientos setenta y cinco euros.

WD My Passport Wireless Pro. Muy afín en funcionamiento al precedente, mas con base en discos duros para abaratar substancialmente el coste de la unidad. Cuenta con Wi-Fi ac, lector de tarjetas SD y USB tres.0. treinta gramos de peso y autonomía para diez horas. Se distribuye en versiones de 1 Terabytes (ciento sesenta y siete euros); dos Terabytes (ciento ochenta y siete euros); tres Tb (doscientos dieciseis euros) y cuatro Tbytes por doscientos cincuenta y tres euros.

Seagate Archive HDD Wireless Mobile Storage. Wi-Fi n y USB dos.0. Pesa doscientos ochenta y uno gramos de peso y ofrece seis horas de autonomía. Con disco duro de quinientos Gbytes de capacidad su coste es de ciento setenta y uno euros.

Seagate Wireless White. Con Wi-Fi n y USB dos.0, tiene un disco duro de quinientos Gbytes y pesa doscientos ochenta y uno gramos. Tiene un costo de setenta y nueve euros.

ASUS 1TB Wireless Duo. Cuenta con disco duro de dos,5″ y 1 Tbyte de capacidad de almacenaje. Pesa veinte gramos y tiene autonomía para seis horas. Incluye Wi-Fi n y USB tres.0 y tiene un costo de noventa euros.

– SanDisk SDWS1-064G-E57. Wi-Fi, lector de tarjetas. ciento sesenta gramos de peso y ocho horas de autonomía. Con disco duro de sesenta y cuatro Gbytes de capacidad cuesta ciento tres euros. Con treinta y dos GB su coste es de ochenta y nueve euros.

Kingston MobileLite Wireless Pro MLWG3/64ER. Incluye sesenta y cuatro Gbytes de almacenaje interno extensible a través de dispositivos USB y tarjetas SD. Pesa ciento noventa y cinco gramos, cuenta con Wi-Fi n para conectividad inalámbrica y batería de ión-litio, por ciento nueve euros. Tiene una versión G3 por solo cuarenta euros.

La entrada Almacenaje externo inalámbrico: acceso a ficheros en cualquier instante y sitio se publicó primero en MuyComputer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *