HIPOTECAS

Amortizar hipoteca o bien ahorrar para la jubilación

Si estás dudando entre ahorrar para la jubilación en productos financieros, o bien, amortizar la hipoteca, estás frente a una duda frecuente y no fácil de solucionar.

Y es que, como acostumbra a suceder en las finanzas personales, no hay una contestación universal que pueda valernos a todos. Por este motivo, es mejor, de pasar los inconvenientes y ventajas que puede tener la amortización adelantada de la hipoteca frente al ahorro en productos financieros.

Ya antes de confrontar las dos opciones hay 3 cuestiones que debemos tener en cuenta:

  • Los géneros de interés rozan el 0 por ciento y el índice de referencia por antonomasia, el Euríbor, se encuentra en mínimos históricos.
  • Los beneficios fiscales que la amortización adelantada podía presentar hasta el año dos mil once, ya no se dan, por lo menos no en exactamente la misma proporción y también impacto sobre nuestro bolsillo.
  • Los productos de ahorro garantizados, debido a lo bajo de costo del dinero, ofrecen rentabilidades bajísimas, en verdad, asimismo en mínimos históricos.

Amortización en frente de productos de ahorro garantizado

Si el diferencial de tu hipoteca sobre el Euríbor, o bien si tienes una hipoteca a tipo fijo con un diferencial elevado, es posible que la amortización adelantada sea más interesante que contratar un producto de ahorro.

La explicación es fácil, si lo que amortizas suprime intereses sobre la media de lo que puedes conseguir en los productos de ahorro, ciertamente estas tomando una resolución adecuada. Supón que tu diferencial de tu hipoteca es de un tres por ciento , difícilmente hallarás un producto de ahorro garantizado sobre ese tres por ciento , con lo que, amortizar de forma adelantada y quitar esos intereses puede ser bueno para tu bolsillo. En un caso así, no tienes beneficios fiscales, mas, reduces deuda y, técnicamente, mejoras lo que el mercado te ofrece en otro género de productos.

finanzas

No obstante, verdaderamente, deberías fijarte en el instante de contratación de la hipoteca puesto que este es capital en el momento de valorar si es más interesante amortizarla o bien contratar un producto que te ofrezca beneficios fiscales, como los planes de pensiones.

Si tu hipoteca está contratada ya antes de dos mil once, puedes favorecerte de las deducciones por primera residencia, con lo que la resolución seguramente sea más fácil en el momento de efectuar la amortización.

Amortización en frente de productos de inversión no garantizados

Cuando tratamos de confrontar la amortización adelantada de la hipoteca con productos de inversión no garantizada, la cosa cambia.

Normalmente, y teniendo presente que los resultados pasados jamás garantizan los presentes ni los futuros, las apuestas en un largo plazo en inversión en renta variable, por poner un ejemplo, ofrecen con el tiempo promedio superior al que podrías conseguir reduciendo intereses, que, recuerda, en la actualidad están próximos a 0 por ciento.

El factor esencial acá seguramente es la edad. Para una persona joven, a la que le queda mucha distancia con la jubilación y con una hipoteca contratada tras dos mil once, indudablemente puede resultar más atrayente edificar una cartera de inversión en el tiempo que le vaya ofertando rentabilidades promedio interesantes. En suma, la hipoteca interesa amortizada siempre y cuando la reducción de intereses supere las posibilidades de rentabilidad de otros productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *