captacion de agua pluvial

Captación de agua de lluvia. Sistemas de recogida pluvial

Captación de aguas pluviales: que podemos hacer para recobrar y volver a usar el agua del entorno

La restauración de agua pluvial consiste en filtrar el agua de lluvia captada en una superficie determinada, en general el tejado o bien azotea, y guardarla en un depósito.

Esto se hace por medio de una sistema normalmente de canaletas pluviales para la captación del agua de lluvia, que entonces se lleva a un depósito.

Una vez amontonada, el agua tratada se distribuye mediante un circuito hidráulico independiente de la red de agua bebible, para eludir la polución de exactamente la misma.

El agua es un recurso natural cada vez más esencial y escaso en nuestro entrecierro. Merced a la instalación de un sistema de captación y restauración de agua de lluvia, podemos ahorrar de forma fácil hasta un cincuenta por ciento del consumo de agua bebible en casa.

El agua de lluvia, pese a no ser potable, tiene una enorme calidad, puesto que contiene una concentración bajísima de contaminantes, dada su nula manipulación.

El agua pluvial es a la perfección aprovechable para muchos usos familiares en los que puede substituir al agua bebible, como en lavadoras de ropa, lavaplatos, la cisterna del retrete y el riego del huerto o bien jardín, todo ello con una instalación fácil y de manera rápida amortizable a nivel económico hablando.

Sistema de captación o bien recogida de aguas pluviales y su almacenaje

La restauración de aguas pluviales consiste en usar las cubiertas de las construcciones como captadores. Así, el agua se recoge a través de canaletas, canalones o bien sumideros en un techo, tejado o bien una terraza, y se conduce mediante bajantes, para guardarse por último en un depósito.

Este depósito puede estar sepultado en el jardín o bien ubicado en la superficie, en un espacio de la residencia, así sea interno o bien del patio.

A la entrada del depósito se pone un filtro para eludir suciedades y elementos no deseados, como hojas de los árboles por servirnos de un ejemplo.

Este depósito se dimensiona en función de los usos acordados, la superficie de la cubierta y la pluviometría de la zona; más tarde el agua libre se impulsa y distribuye por medio de un circuito hidráulico independiente de la red de agua bebible.

Los consumos aceptables o bien autorizados con agua pluvial son usos donde donde no se requiere agua potable: lavadora, cisterna del retrete, lavado de suelos y limpieza por lo general, riego, etc..

Lo más práctico, simple y asequible es derivarlo para riego, puesto que solo se precisa un mínimo de infraestructura y se logra, además, un buen ahorro de agua bebible o bien de red.

En muchos ayuntamientos ya existen normativas para el aprovechamiento de las aguas pluviales, con ocasión de las recientes sequías y las perspectivas climatológicas a medio y a largo plazo.

Ventajas de recoger aguas pluviales

Ciertos beneficios de recobrar las aguas de lluvia son los siguientes:

  • Ahorro evidente y creciente en la factura del agua. Puede suponer un ochenta por ciento del total de agua demandada por una residencia.
  • Empleo de un recurso gratis y ecológico.
  • Contribución a la sostenibilidad y protección del medioambiente.
  • Contar con de agua en periodos poco a poco más usuales de limitaciones y prohibiciones.
  • Una buena instalación de recogida de agua es fácil y, en consecuencia, existen peligros mínimos de averías y apenas precisa de mantenimiento.
  • Aprovechar el agua pluvial tiene otras ventajas en el momento de lavar nuestra ropa; siendo el agua de lluvia considerablemente más blanda que la del grifo, estamos ahorrando hasta un cincuenta por ciento de limpiador.
  • Atenúan el efecto erosionador de las avenidas de aguas por la actividad pluvial.
captacion de agua de lluvia

¿Por qué razón no es potable el agua de lluvia?

El agua de lluvia aunque está libre de contaminaciones, como ocurre con muchas aguas subterráneas perjudicadas por los químicos, fertilizantes y las aguas grises urbanas, no obstante siendo captada de una forma que engloba superficies externas (tejados, canaletas, etc.) no puede considerarse libre de contaminantes.

Por servirnos de un ejemplo, puede contener plomo de los tejados, como contaminantes derivados de las materias fecales de animales como roedores, aves.

Por consiguiente, a pesar de entonces ser filtrada, los mejores usos que le podemos dar a las aguas pluviales una vez recogidas, filtradas y guardadas son el riego y la limpieza (de ropa, vajilla o bien suelos).

Si te Agradó, Comparte!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *