De qué manera relajarse: dieciocho técnicas para calmar la tensión y el agobio

cinco consejos infalibles para el mantenimiento del microondas

¿Cuánto tiempo te duran los microondas? Lo normal es que este electrodoméstico tenga una vida de, por lo menos, cinco años. Si la media está bajo ese tiempo, es que algo no haces bien y, para esto, te voy a dar una serie de recomendaciones para el mantenimiento del microondas que extenderán su funcionamiento en buen estado.

Qué debemos tomar en consideración para el mantenimiento del microondas

Cada comestible tiene su potencia

Las teclas con los diferentes comestibles no están de ornamento. El pollo, las palomitas, el pescado… Cada comida requiere una potencia y un tiempo determinado de calentado. Aparte de asistir al mantenimiento del microondas, le vas a sacar el máximo desempeño posible y ahorrarás energía, que jamás viene mal.

Jamás lo pongas en marcha vacío

Seguro que has oído alguna vez que el microondas no puede encenderse sin nada dentro. Puesto que es cierto, puesto que el magnetrón puede estropearse.

Además de esto, al no haber nada que absorba las ondas es el propio electrodoméstico el que las absorbe, con lo que podría reventar.

De igual manera, si notas que la puerta no encaja bien, no lo uses para eludir posibles fugas de radiación.

No metas nunca los próximos objetos

Si no deseas terminar provocando un incendio o bien un desastre bastante difícil de adecentar, jamás introduzcas dentro del microondas los próximos artículos y alimentos:

  • Las cajas de comida china, pues pueden llevar tiras de metal.
  • Recipientes de forespán que no señalen de manera expresa que son capaces para el microondas. La espuma de poliestireno es un género de plástico que podría liberar compuestos tóxicos.
  • Tuppers de plástico. Ocurre lo mismo que en el caso precedente. Solo si traen el dibujo de unas ondas o bien de un microondas son capaces para este electrodoméstico. Lo mismo se aplica para las bolsas, los platos, los vasos o bien los cubiertos de plástico.
  • Termos de acero inoxidable o bien de plástico.
  • Bolsas de papel. El motivo está claro: pueden producir un fuego.
  • Papel de aluminio. El peligro de incendio es conocido por todos.
  • Los vasos de los youghourts. Al no estar concebidos para las elevadas temperaturas, pueden fundirse, desprender substancias químicas y contaminar el alimento que poseen. En exactamente el mismo saco hay que meter las tarrinas de margarina, mantequilla y demás cremas para untar.
  • Huevos. Mucho ojo con este comestible. Las ondas del microondas producen vapor dentro de los huevos y estos terminan explotando.
  • Vajillas con detalles metálicos, bordes dorados o bien plateados.
  • Fruta. Hay frutas que no soportan el calor del microondas. Las uvas, por servirnos de un ejemplo, explotan. Las pasas, por su lado, empiezan a echar humo. Y la fruta fresca generalmente se va a quedar sin jugo enseguida, con lo que se quema con sencillez.
  • Salsas. Sobre todo sin tapar, si no deseas dejar el microondas perdido.

Lee también: Consejos para adecentar la cocina y sostenerla perfecta

El microondas no es una despensa

Todas y cada una lo hemos hecho alguna vez. Tenemos algo en la mano que no nos cabe en la encimera y termina sobre el microondas. Si este está apagado, tiene un pase, mas cuando lo pongas en marcha debes quitarlo. Uno, pues no es conveniente tapar las rejas de ventilación. 2, pues como se cuele algún líquido por esas rehendijas el microondas puedes estropearse.

Límpialo con productos suaves

En el mantenimiento del microondas una parte muy importante es la manera de limpiarlo. Cuando vayas a hacerlo, cerciórate de que está desconectado de la corriente. Y no uses estropajos ni limpiadores abrasivos. Con una mezcla de agua y jabón suave aplicada con una gamuza basta para la limpieza rutinaria.

Ten cuidado asimismo con los restos de comida. Si se te cae algo, límpialo enseguida. En caso contrario, los restos podrían entorpecer el adecuado funcionamiento de este electrodoméstico.

Para una limpieza más en profundidad, prueba a introducir un recipiente capaz para el microondas con agua y el jugo de medio limón. A potencia media, caliéntalo a lo largo de cinco minutos. Ponte un par de guantes, saca el recipiente y repasa las paredes del microondas con un paño.

Si las máculas no han salido totalmente, repite exactamente el mismo proceso mas reemplazando el limón por vinagre de limpieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *