Inicio Ecología Consejos para Ahorrar Agua en nuestro Jardín

Consejos para Ahorrar Agua en nuestro Jardín

Ahorrar agua en el jardín no tiene por qué razón ser bastante difícil ni requerir un buen tiempo. Muchas de las cosas más eficientes que podemos hacer para reducir las facturas de agua son bien simples y simples.

Hete aquí ciertas sugerencias que podemos hacer para conseguir este propósito y tener un jardín más sustentable.

Emplea plantas autóctonas

Considera la posibilidad de conservar cualquier planta existente que prospere en el jardín, pues ya se han adaptado al ambiente particular de nuestro jardín y a la composición del suelo. Muchas plantas se pueden trasplantar o bien se pueden dividir para reducir su huella y de este modo poder agregar otra vegetación para conseguir una enorme mezcla.

Mantén un suelo sano

Todo jardín precisa una base de tierra sana. De ahí que es una gran idea examinar el suelo ya antes de comenzar las mejoras. Las pruebas básicas de suelo determinan si el suelo es neutro, alcalino o bien ácido. Una vez determinado el género de suelo, puedes ajustar la tierra al nivel de pH conveniente que precises.

El césped artificial puede ser una alternativa sustentable

Si si bien parezca extraño un césped artificial no demanda agua tienen muchos años de duración y en ciertas áreas pueden ser una enorme opción, por poner un ejemplo cerca de la casa, en terrazas o bien cerca de una piscina, no debemos cortarlo, siempre y en todo momento va a estar verde y no requiere mantenimiento por lo que en escaso tiempo la huella de su fabricación es sustituida por el enorme ahorro energético en su nulo mantenimiento, eso si ha de ser uno de alta calidad y duración como los de TodoCESPED.

Recoge el agua de lluvia

Es bueno para las plantas por el hecho de que está libre de muchas de las sales y productos químicos que están presentes en la mayor parte de las aguas subterráneas o bien fuentes de agua de la urbe. Muchos municipios ofrecen ahora incentivos a los dueños que instalen estos económicos dispositivos de ahorro de agua. Un especialista en riego de jardines puede asistirle a decidir cuál es la mejor forma de integrar el agua de lluvia en su sistema de riego actual.

Elije plantas resistentes a la sequía.

Una cautelosa selección de plantas puede suponer gran diferencia en el empleo del agua. Muchas plantas, como el abeto blanco, la milenrama, la mandioca y la salvia, están naturalmente adaptadas para progresar en condiciones de poca agua. Consulte con un profesional a fin de que te recomiende sobre las especies que se amoldan bien a tu zona.

Mulch o bien acolchado

Una capa gruesa de mantillo ayuda a sostener la zona de las raíces fresca y la humedad en el suelo. Los mantillos orgánicos, como las virutas de madera y la corteza desmenuzada, asimismo aportan materia orgánica al suelo con el tiempo. Ciertos mantillos son más apropiados que otros para ciertas aplicaciones, con lo que escoge de forma cuidadosa.

Riega el suelo, no las hojas

Riega en la zona de las raíces para sostener la evaporación al mínimo. Sostener el agua distanciada de las hojas de tus plantas asimismo va a ayudar a supervisar las enfermedades fúngicas y a prevenir las quemaduras solares. Un sistema de riego desarrollado por un profesional, así sea por goteo o bien de otro tipo, es mucho mejor para proveer el agua de forma conveniente que los simples aspersores de césped que puedes adquirir en la ferretería. Es una inversión que se amortiza con el tiempo en forma de facturas de agua reducidas y plantas más sanas.
Corta el césped alto. Sostener el césped en el tope superior recomendado (unos cinco centímetros para la mayor parte de las especies) va a ayudar a dar sombra al suelo y evitará la evaporación excesiva.

No riegues en demasía

Suena simplista, mas se desaprovecha más agua por exceso de riego que por cualquier otra razón. Regar demasiado no solo desaprovecha un recurso hermoso. Asimismo es malísimo para tus plantas. Demasiada agua en el suelo agobia el sistema radicular de sus plantas y contribuye a la putrefacción de las raíces y a las enfermedades fúngicas y bacterianas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop