oven-e1420066645441

De qué forma adecentar el horno sin tóxicos

Los productos limpiadores de horno acostumbran a estar llenos de tóxicos que entonces nos comemos, por no charlar de los vapores que provocan y el fragancia que empapa nuestra casa a lo largo de su empleo.

Es precisamente por esto que después de probar múltiples opciones alternativas afables con el medioambiente y la salud el día de hoy les traigo esta alternativa para adecentar toda esa grasa y suciedad sin tóxicos peligrosos.

Lo vamos a hacer en 2 pasos: primeramente limpiaremos el propio horno y después la ventana de la puerta.

Eliminar todo la grasa engastada en las paredes del mismo es un proceso preciso y que resulta conveniente hacer cuando menos una vez por año por temas de higiene y salud, no olvidemos que allá cocinamos nuestros comestibles.

Elementos para la limpieza del horno:

  • Agua
  • Botella de aerosol
  • Bicarbonato de sodio
  • Un harapo
  • Vinagre
  • Un pequeño cuenco

Procedimiento de limpieza

El horno

  • Quitamos las rejas o bien bastidores del horno.
  • Mezclamos varias cucharadas de bicarbonato de sodio con un tanto de agua en un recipiente. El propósito es entremezclar los ingredientes hasta conseguir una pasta que se pueda untar de forma fácil en las superficies que precisan limpieza.
  • Untamos con la pasta hecha previamente todo el interior del horno. El bicarbonato de sodio se va a poner de color cobrizo.
  • Dejamos descansar a lo largo de toda la noche. El bicarbonato de sodio precisa cuando menos doce horas para hacer su magia.
  • Al otro día tomamos un harapo húmedo y quitamos la mayor cantidad de bicarbonato de sodio que podamos de las paredes del horno.
  • Ponemos un tanto de vinagre en una botella de aerosol y después rociamos todas y cada una de las superficies de esta manera si aún hay restos de bicarbonato reaccionaron con el vinagre creando algo de efervescencia y ayudando a desincrustar la suciedad. (sino más bien tenemos vinagre podemos emplear limón)
  • Limpiamos con un harapo húmedo.
  • Enjuagamos los harapos utilizados, ponemos de nuevo las rejas del horno y sobre estas dejamos los harapos ya limpios sobre exactamente las mismas, de este modo se secasen en el próximo paso (este paso es opcional sino más bien nos confiamos no es preciso dejar los harapos en el horno).
  • Encendemos el horno a una temperatura baja ciento cincuenta grados por servirnos de un ejemplo a lo largo de quince a veinte minutos a fin de que se seque.
ugnen2

La ventana

  • Empezamos de nuevo con el bicarbonato de sodio al que añadimos un tanto de agua para conseguir una pasta compacta.
  • Aplicamos la pasta en la ventana con movimiento circulares.
  • Entonces dejamos descansar a lo largo de treinta minutos.
  • Por último usamos un harapo para adecentar la ventana.

El resultado es verdaderamente increíble. Un horno limpio y sin envenenar a absolutamente nadie. El que no se lo crea solo debe probarlo en casa y de esta manera revisarlo experimentalmente.

Este procedimiento sirve para todo género de horno así sea de gas, eléctrico o bien de otro tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *