Inicio Salud De qué forma calmar el agobio y la ansiedad merced al yoga...

De qué forma calmar el agobio y la ansiedad merced al yoga y la meditación

El agobio se manifiesta en cada uno de ellos de nosotros de muy distintas formas, y está presente con mayor o bien menor intensidad prácticamente en todas y cada una de las personas.

En las próximas líneas vamos a ahondar exactamente en qué consiste estar agobiado, por qué sucede, de qué manera nos afecta y de qué forma ciertas técnicas o bien ejercicios como la meditación, el mindfulness o bien el yoga, pueden ser realmente útiles para manejarlo, por medio de un programa conveniente de administración del agobio y la ansiedad.

En este artículo charlamos de:

El estrés: ese agotador compañero de viaje

Hay personas que aseveran vivir agobiadas. Otras, en cambio, son capaces de identificar instantes o bien situaciones de su día tras día en los que sienten que no pueden más. En todo caso, el agobio es un inconveniente muy presente que tiene que tomarse muy de verdad.

Basta decir que un agobio sostenido puede producir graves problemas médicos como úlceras, diabetes,  presión arterial elevada, inconvenientes de piel, bajada de defensas o bien aun inconvenientes cardiacos.

Comencemos por el principio. La palabra agobio, del latín “stringere” que significa apretar, es un término que procede de la física. Específicamente, se refiere a la fatiga que aguanta un material cuando se ve sometido a alguna fuerza.

Un caso muy simple de comprender puede ser el agobio al que se ve sometido un tornillo de parte de un aeroplano al despegar. Como es de aguardar, esa pieza está desarrollada para resistir una determinada cantidad de despegues, mas en algún instante se desfigurará y afectará a otras unas partes de la aeronave.

En el cuerpo sucede lo mismo. En el momento en que nos vemos perjudicados por algún género de amenaza o bien presión, así sea esta real o bien percibida, el cuerpo libera una serie de hormonas para contestar. Las más esenciales son el cortisol y la adrenalina. Al hacerlo, el corazón late más deprisa, la respiración se acelera y los sentidos se aguzan.

La meta principal de esta contestación debe ver con ser capaces de enfrentar la amenaza, así sea en forma de lucha o bien de escapada. Por servirnos de un ejemplo, si un asesino estuviese presto a matarnos, probablemente escogeríamos salir corriendo para eludir el daño. Para eso sirve el proceso del agobio.

Entonces, ¿por qué razón el agobio es un inconveniente?

Como vemos, el agobio es un factor de supervivencia, realmente útil si se utiliza en su justa medida. El inconveniente aparece cuando estas experiencias de agobio resultan demasiado usuales.

A fin de que lo comprendamos, se podría decir que la activación de este sistema acarrea un costo, de forma que si ocurre muy frecuentemente, nuestros órganos padecen. Es entonces cuando pueden aparecer una serie de consecuencias que resultan negativas para nosotros.

Aparte de los inconvenientes ya mentados, un agobio sostenido puede generarnos otros tantos semejantes como: cefalea, cansancio, inconvenientes para dormir, falta de deSeo sexual, dolor de espalda, etc. Todos ellos con sus pertinentes correlatos sensibles, como pueden ser: inquietud, irritabilidad, tristeza, temor, baja motivación, etcétera

En resumen, vivir en una continua sensación de amenaza puede ser asolador. De ahí que con lo que resulta tan esencial aprender a mudar esto.

Un detalle esencial debe ver con el hecho de que, muy frecuentemente, es suficiente con que la amenaza solo sea percibida para producir agobio.

Con esto nos referimos a que no precisamos a un asesino o bien a un león corriendo detrás de nosotros, sino puede ser suficiente con tener una entrevista de trabajo al día después o bien albergar dudas sobre un problema médico.

Por desgracia, es el costo que debemos abonar por tener una psique con capacidad para imaginar.

¿De qué manera manejar el agobio?

Si bien existen infinidad de métodos para mitigar los efectos del agobio y reducirlo lo máximo posible, el día de hoy nos detendremos en la aplicación de una serie de técnicas que deben ver con aliviar la psique y fortalecer el cuerpo. Charlamos del mindfulness y el yoga.

En lo que se refiere al primero de ellos, cabe nombrar que combina meditación y relajación, y que su eficiencia para reducir el agobio está extensamente probada. A fin de que lo comprendamos, charlamos de la meditación como una técnica en la que aprendemos a parar de ver a nuestra psique como nuestra contrincante.

O sea, en vez de batallar y discutir con nuestros pensamientos, aprendemos a observarlos en tercera persona, sin juzgarlos. Sencillamente dejándolos estar.

De esta manera, merced al mindfulness, conseguimos sostener una atención plena en el instante presente, en lo que tenemos delante justo ahora, y nuestras preocupaciones pasan a un segundo plano.

Por lo que respecta al yoga, resulta un espléndido complemento para reducir el agobio. En un caso así, nos centramos en el cuerpo, y por medio de una serie de posturas y estiramientos reducimos la sobrecarga de ansiedad que hayamos podido amontonar.

Las dos técnicas, combinadas, generan unos efectos enormemente ventajosos en nuestro organismo, entre aquéllos que resaltan justo los opuestos a los ocasionados por el estrés: control del azúcar, de la presión sanguínea, mejora de nuestro sistema inmunitario, sencillez para combatir el sueño, etcétera

En resumen, el agobio es una de las auténticas plagas de la sociedad actual, en la que la prisa, las demandas y los temores nos transforman en seres que vivimos absolutamente tensionados y conminados. De ahí que con lo que todos deberíamos aprender mejores maneras de encararlo y superarlo.

Un estudio: Intervenciones sicológicas basadas en mindfulness

Para una mayor profundización, se aporta para su descarga en PDF el interesante documento Intervenciones sicológicas basadas en mindfulness y sus beneficios, firmado por Gonzalo Hervás, Ausiàs Cebolla y Joaquim Soler.

En esta revisión, los autores nos ofrecen primeramente una descripción precisa de las técnicas más utilizadas, al lado de un análisis de los mecanismos de acción que el mindfulness semeja activar como intervención sicológica.

En una segunda parte ahondan en los resultados de ensayos clínicos y metaanálisis relativos a las intervenciones sobre inconvenientes mentales concretos.

Una lectura indispensable que puedes descargar desde acá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop