De qué forma cuidar tu ropa de invierno a fin de que te dure más tiempo -

De qué forma cuidar tu ropa de invierno a fin de que te dure más tiempo –

La ropa de invierno está fabricada en tejidos que requieren cuidados singulares. Lana, cashmere, bayeta, cuero… No puedes tratar estas prendas con exactamente la misma ligereza que si fuesen de algodón. Para cuidar tu ropa de invierno y que te dure más tiempo deberás limpiarla y guardarla con mimo.

Debes rememorar que en general estos tejidos no soportan bien la obscuridad del fondo del guardarropa ni la humedad ambiental. Cada uno de ellos, además de esto, precisa de un tratamiento concreto. De ahí que en el presente artículo vamos a dividir los consejos para cuidar tu ropa de invierno dependiendo del material de fabricación.

ocho consejos para cuidar tu ropa de invierno

1. Papel de seda y limpieza en seco para el cashmere

Las prendas de cashmere no son exactamente económicas. Para amortizar esa inversión, debes tener singular cuidado con este tejido. La primera cosa que has de saber es que lo idóneo es la limpieza en seco, con lo que tenlo en cuenta cuando vayas a efectuar la adquisición.

Si no deseas llevar la ropa de cashmere a la tintorería, puedes lavarla a mano, siempre y en toda circunstancia con agua fría. En vez de limpiador, emplea un champú suavísima, como el de los bebés. Después, quita el exceso de humedad con una toalla y ponla a secar estirada sobre una superficie plana, jamás colgada con pinzas o bien en una percha en tanto que se estiraría.

En el momento de guardar estas prendas en el guardarropa, dóblalas de manera cuidadosa y resguárdalas con papel de seda.

dos. Deja que la lana respire

La lana precisa estar aireada para sostenerse en inmejorables condiciones. De ahí que, debes intentar que los suéters no queden aprisionados entre el resto de la ropa. Y los abrigos… ¡Mejor si los cuelgas en un guardarropa que no esté cerrado!

Para eliminar las pelusas, emplea un cepillo o bien un rodillo de esos a los que se les pegan los pelos y demás partículas. La limpieza más recomendada es en seco, si bien hace cierto tiempo que las lavadoras ya cuentan con un programa singular para prendas de lana. Es aconsejables dejar la prenda en agua fría a lo largo de dos horas ya antes de meterla en la lavadora. De esta manera evitarás que encoja.

tres. Aclara realmente bien las cazadoras

Las cazadoras y chalecos de invierno pueden meterse en la lavadora, mas con poco limpiador, agua fría y programando un ciclo extra de aclarado para cerciorarte de que no queda ni indicio de jabón. Si llevan plumas, agrega al tambor pelotas de tenis metidas en calcetines. Puedes usar la secadora, mas a temperatura baja.

En el caso de los impermeables y los plumíferos, no emplees jamás suavizante.

cuatro. Sella la bayeta

Otro tejido muy frágil es la bayeta. Para eludir que las prendas se manchen, deberías aplicar un producto sellador. Cepilla ya antes y tras efectuar este tratamiento, siempre y en toda circunstancia en el sentido del tejido.

¿Y si cae una mácula? Primero, prueba con una goma de borrar. Si no surte efecto, humecta un harapo limpio con vinagre de limpieza y frota de forma cuidadosa.

No guardes jamás la ropa de bayeta en bolsas de plástico, puesto que este tejido debe respirar.

cinco. Alimenta el cuero

¿Deseas cuidar tu ropa de invierno y no sabes qué hacer con el cuero? La contestación es hidratarlo. Hoy en día se venden aerosoles para alimentar este tejido y resguardarlo. Para eliminar las máculas, emplea champú. Seca con un harapo limpio.

Lee también: Las claves para vestir bien en invierno

seis. Los abrigos, siempre y en todo momento colgados

Los abrigos son la prenda de invierno por antonomasia. Seguro que no es preciso que te afirme que estos sí que deben limpiarse en la tintorería. Generalmente, con que los lleves al concluir la época habría de ser suficiente, a menos que los manches, claro.

Si no deseas que se desfiguren, debes tenerlos siempre y en todo momento colgados en perchas robustas, con forma redondeada y si es posible, que estén forradas.

siete. Lava al revés

Otro consejo para cuidar tu ropa de invierno: todas y cada una de las prendas que puedan meterse en la lavadora, lávalas al revés.

ocho. Distancia el pelo sintético de la humedad

Los abrigos de pelo sintético no se llevan nada bien con la humedad. De ahí que, si te coge el agua y se te mojan, debes colgarlos de una percha solamente llegar a casa y ponerlos en algún lugar donde sequen veloz. En caso contrario, podrían producir moho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *