Inicio Economía De qué manera acrecentar la productividad en una compañía

De qué manera acrecentar la productividad en una compañía

De qué manera acrecentar la productividad en una compañía

Son muchas las estrategias que una compañía puede arrancar para acrecentar su productividad. Estrategias con nombre, como el downsizing o bien el outsourcing. Es un tema complicado, puesto que cada empresa tiene unas peculiaridades diferentes y no todas y cada una de las estrategias son igualmente eficaces en un campo o bien otro. Por tal motivo, ante inconvenientes de productividad, siempre y en todo momento es considerablemente más aconsejable ponerse en contacto con profesionales como una asesoría. En una asesoría se ocuparán de estudiar meticulosamente nuestro caso para poder ofrecernos soluciones adaptadas. Todavía de este modo, el día de hoy deseamos hablaros de qué soluciones o bien estrategias son las más recomendadas para acrecentar la productividad de una compañía.

Digitalización de las empresas: el darwinismo digital

Desde la asesoría Englobally América Latina, una asesoría con una dilatada experiencia en aconsejar a grandes y pequeñas empresas, nos plantean una serie de estrategias que pueden ser de mucha utilidad cuando se procura acrecentar la productividad. La más esencial es, indudablemente, la digitalización.

Digitalizar una compañía es reinventar una organización de exactamente la misma mediante la tecnología. No solo se trata de incluir herramientas tecnológicas que puedan acrecentar la eficacia, asimismo hay que trabajar en reorientar el modelo de negocio e inclusive actualizar hasta la cultura empresarial.

Entra en escena la idea del darwinigmos digital, o bien lo que es exactamente lo mismo, la supervivencia no va a depender ni de la fuerza ni de la inteligencia de una compañía o bien empresario, más bien de su capacidad de adaptación y no podemos negar que estamos en un planeta en el que la digitalización es lo normal.

El downsizing

¿Qué es esto del downsizing? Sencillísimo, reducción de plantilla de una compañía. Una resolución dura mas que a veces es la única forma de poder subsistir e inclusive de lograr objetivos empresariales. Se trata de optimar los sistemas de trabajo con una reestructuración en la organización de la compañía, algo que pasa inevitablemente por un ajuste de plantilla con el único fin de acrecentar la competitividad de esa empresa.

Es esencial saber distinguir entre 2 géneros de downsizing. Por una parte tenemos el downsizing reactivo, o bien lo que es exactamente lo mismo, una reestructuración empresarial en frente de una eventualidad desfavorable en el mercado. Una reducción de plantilla como contestación a un instante puntual que no deja hacer una investigación ni análisis anterior. Esto, inevitablemente, se traduce en malestar en el trabajo y algunos periodos de crisis interna.

Por otra parte, tendríamos el downsizing proactivo. Es una reorganización que se efectúa de forma adelantada con el objetivo de que la compañía pueda amoldarse a los posibles cambios en el mercado, procurando por todos y cada uno de los medios acrecentar la competitividad de la compañía dadas estas futuras situaciones. Acá sí hallamos un análisis anterior, una evaluación del equipo, como acciones estratégicas para crear nuevos organigramas en todos y cada uno de los niveles de la compañía.

El outsourcing

Esta estrategia implica la externalización de una parte de la actividad de una compañía, o bien lo que es exactamente lo mismo, subcontratar una compañía externa par aque gestione ciertas funciones complementarias a nuestra actividad primordial. ¿Es buena estrategia? La verdad es que en muchas empresas sí, puesto que de este modo pueden optimar otros servicios centrándose en progresar aspectos fundamentales de sus negocios.

La subcontratación de servicios tiene ciertas ventajas para ciertas empresas, que pueden ver aumentada su productividad de forma bastante esencial. Ahora bien, todo ello va a depender de las peculiaridades del negocio y de la aplicación que se haga de la externalización.

El toyotismo

El toyotismo es un sistema de producción que se aplicó por vez primera en la conocida empresa Toyota. Hay que rememorar que hasta ese instante, la producción en masa era lo que más se veía en las compañías. Posiblemente en nuestros días asimismo nos hallemos con este género de producción. Sin embargo, el «just in time» en el que se fundamenta el toyotismo puede tener sentido en ciertas empresas de menor tamaño.

¿Mas qué es precisamente? Se trata de generar solamente lo preciso y en el instante que se requiere, esto es, cuando hay pedidos. Es una forma de optimar el proceso productivo que quizás sea más apropiado para las Pymes.

Solo se fabricarán los recursos que se pidan eludiendo la sobreproducción y quitando gastos en almacenamiento. ¿Da buenos resultados? En muchas empresas sí, puesto que se estimula el trabajo en grupo en vez de la tarea apartada, hay una alta rotación de empleados a fin de que aprendan a desarrollar diferentes labores y buscando el empleado multifucional, el que puede emplear y trabajar con diferente maquinaria.

Además de esto, si dismuyen costos de almacén, las compañías pueden ofrecer el producto a un coste menor, algo que va a poder hacerlos más competitivos.

Debemos resaltar de nuevo que estas son solo ciertas estrategias más conocidas en el momento de acrecentar la productividad en una compañía, mas son muchas y de ahí que siempre y en toda circunstancia es conveniente que una asesoría realice una auditoría para poder asistirnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop