De qué manera relajarse: dieciocho técnicas para calmar la tensión y el agobio

De qué manera adecentar el polvo adecuadamente

Pasas el harapo todos y cada uno de los días, barres el suelo y sacudes las alfombras. Y todavía de esta manera, siempre y en todo momento hay polvo. ¿No sabes de dónde sale? Te afirmamos de qué manera debes adecentar el polvo a fin de que tarde más en regresar a aparecer.

Adecentar el polvo asimismo tiene su ciencia: descubre nuestros trucos

La primera cosa que debes hacer es aprender a limpiarlo apropiadamente. Generalmente, lo que hacemos no es quitarlo, sino más bien moverlo de un lugar a otro. Para adecentar el polvo de manera correcta debes proseguir unos pasos que te listaremos ahora.

1. Ventila la casa

El polvo que entra en tu casa viene de la calle, con lo que si debes ventilar, abre las ventanas ya antes de pasar el harapo. En caso contrario, volverá a depositarse en los muebles que terminas de adecentar.

dos. De arriba abajo

En el momento en que te dispongas a adecentar el polvo, hazlo habitación por habitación, y siempre y en toda circunstancia comenzando por los lugares más altos. De esa forma, va a ir cayendo y también vas a ir quitándolo.

Relacionado: Pasos para adecentar la casa a fondo

tres. Aspirador mejor que escoba

Todo el polvo que se ha ido depositando en el suelo asimismo debes quitarlo. Lo mejor es que pases una mopa o bien la aspiradora, por el hecho de que la escoba no lo captura, solo lo cambia de lugar.

cuatro. Friega con agua fría

Para rematar la limpieza, lo idóneo sería que fregases el suelo. Solo de esta forma conseguirás terminar con todo el polvo amontonado. Es esencial que el agua que emplees sea fría y que eches un limpiador concreto para el género de suelo que tengas. Además de esto, debes mudarla en tantas ocasiones como sea preciso.

cinco. Fabrica tu limpiador casero

En el mercado se venden muchos productos para adecentar el polvo, mas la solución más eficiente es pasar un harapo húmedo. Puedes preparar tu limpiador casero metiendo en un pulverizador una cuarta parte de litro de agua, un chorro de vinagre blanco y media cucharada de aceite de oliva. Aparte de alimentar tus muebles, vas a crear una película antipolvo.

Cuando hayas pasado un harapo humectado en tu limpiador casero, pasa otro seco para eliminar la humedad. Exactamente la misma fórmula se aplica para las puertas y manillas.

seis. Un harapo para cada cosa

¿Usas exactamente el mismo harapo para tus muebles que para las lámparas? Mal. Deberías tener uno solo para el moblaje y otro para los objetos que limpias menos de manera frecuente y que, en consecuencia, amontonan más suciedad.

¿De qué forma impedir que se creen pelusas?

Una vez resuelto el tema de adecentar el polvo, toca lidiar con esas pelusas que siempre y en toda circunstancia aparecen sin que sepas el motivo. Puesto que bien, generalmente salen de esos rincones o bien huecos que se te ha olvidado adecentar.

Acá tienes ciertos consejos a fin de que jamás más vuelvan a abochornarte ante tus visitas (¿por qué razón va a ser que siempre y en toda circunstancia aparecen cuando viene alguien a casa?):

  • Cambia la escoba por una con cerdas de goma. De esta forma, en lugar de moverlas de lugar, vas a poder barrerlas sin que se queden pegadas.
  • Friega el suelo con cierta frecuencia. Lo idóneo es que lo hicieses todos y cada uno de los días, mas si tienes un suelo de madera esto no es posible. Sin embargo, sí que puedes pasar una mopa.
  • ¿Tienes alfombras? Entonces debes pasar la aspiradora cada 2 o bien 3 días. En estos textiles es donde se amontona la mayor cantidad de polvo de toda la casa.
  • Las cortinas y los jergones asimismo precisan un repaso de cuando en cuando.
  • No te olvides de adecentar los filtros del aire acondicionado y los conductos de la calefacción.

Trucos para eludir el polvo en casa

Ya tienes la casa libre de polvo y de pelusas. ¿De qué forma logras retrasar su aparición?

  • Limpiando sobre limpio. Tras adecentar a fondo tus muebles como te hemos dicho, es suficiente con que pases un harapo empapado con algún producto para muebles una vez por semana.
  • Pasa la aspiradora con cierta frecuencia, incidiendo en las esquinas y las puertas.
  • Barre la cocina o bien el comedor toda vez que comáis para quitar las migas que hayan caído.
  • No ventiles más de la cuenta. Con diez minutos basta para renovar el aire. Además de esto, evita las corrientes. Es mejor ir abriendo las ventanas de cada cuarto separadamente. Así, si entrara polvo, vas a poder verlo y quitarlo de forma inmediata.
  • Asegúrate de sostener un nivel de humedad conveniente. Es posible que precises adquirir un humidificador o bien un purificador de aire para filtrar el aire y suprimir los ácaros.
  • ¿No tienes felpudo? Ya tardas en ir a adquirir uno, puesto que mucho del polvo que entra en nuestras casas lo traemos de la calle. Cuando lo tengas, acuérdate de aspirarlo cuando menos un par de veces por mes.
  • Pone un banco en la entrada para dejar los zapatos solamente entrar por la puerta. De esta forma no vas a llevar la bazofia por toda la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *