De qué manera relajarse: dieciocho técnicas para calmar la tensión y el agobio

De qué manera adecentar la vitrocerámica a fin de que no se estropee

La empleamos todos y cada uno de los días, mas no la cuidamos como deberíamos. ¿Te extraña que tu vitrocerámica nueva esté rayada? Piensa si has usado los productos para adecentar la vitrocerámica adecuados.

Asimismo es usual que la superficie tenga máculas blancas y que haya algún resto de comida pegado que prosigue ahí pues en su día no lo quitaste a tiempo. En el artículo vamos a ver de qué manera adecentar la vitrocerámica como se debe.

De qué forma adecentar la vitrocerámica apropiadamente, pasito a pasito

Ya antes de empezar a contar los pasos que hay que dar para adecentar una vitrocerámica, es esencial que tengas presente las causas de las máculas. Aparte de que se te caiga comida o bien salpique el aceite cuando fríes, una fuente muy habitual de suciedad son las ollas. ¿Jamás te has preguntado de dónde han salido esas mácula blancas que cubren los fogones? Cerciórate de que tu batería de cocina tenga la base limpia ya antes de ponerla al fuego.

Además de esto, recuerda adecentar la vitrocerámica todos y cada uno de los días para quitar la grasa, el polvo y cualquier pequeña partícula de comida.

Siempre y en toda circunstancia en frío

Dicho lo precedente, es fundamental que te conciencies de que la limpieza de tu vitrocerámica debes hacerla cuando esté absolutamente fría. Puedes eliminar con una gamuza húmeda o bien papel de cocina las gotas mientras que cocinas, mas nada de echar mano de la rasqueta en ese instante. Si lo haces, lo único que lograrás va a ser dejar máculas y rayar el cristal.

La mácula, mejor en el instante

Como afirmamos, para adecentar a fondo debes aguardar a que la vitrocerámica se enfríe, mas si te cae algo, lo antes posible lo quites, mejor. Sin frotar y sin limpiadores. Basta con papel absorbente o bien un paño húmedo.

Rasqueta inclinada

La cocina ya se ha enfriado y vas a usar la rasqueta. La primera cosa que debes tomar en consideración es que no puedes pasarla sobre una superficie seca. Desde ahí, lo idóneo sería que la inclinases en un ángulo de treinta-treinta y cinco grados. No utilices las esquinas pues rayan.

¿Se te ha roto la rasqueta? No trates de reemplazarla por un estropajo de alambre o bien afín.

Limpiador, no limpiador

En lo que se refiere al limpiador para este electrodoméstico, siempre y en todo momento debes usar uno concreto para vitrocerámicas. El jabón de los platos no le sienta realmente bien. Lo que debes hacer es echar el limpiador, extenderlo por toda la superficie, dejar actuar unos minutos y después limpiarlo. Puedes usar un harapo suave o bien papel de cocina.

Relacionado: Trucos para adecentar la cocina de forma veloz y eficaz

Consejos para sostener la vitrocerámica como nueva

Con los pasos precedentes habría de ser suficiente a fin de que tu cocina se sostenga limpia y en estupendas condiciones. Mas si nuestros consejos te han llegado tarde y la vitrocerámica tiene máculas que no se quitan, puedes probar a echarle bicarbonato. No lo hagas de forma directa, sino más bien en una esponja humectada con agua temperada.

Retira el exceso de agua y aplica la mezcla sobre las máculas. Espera cinco o bien diez minutos y echa una gota del limpiador para la vitro. Frota con suavidad y deja actuar otros diez minutos.

Con una esponja o bien una gamuza humectada, vete quitando los productos de limpieza.

El hielo asimismo puede asistirte a adecentar la vitrocerámica librándote de una mácula que haya quedado muy engastada. Solo debes coger un cubito, frotar sobre la mácula y pasar la rasqueta. Repite la operación las veces que sea preciso.

Del mismo modo, el limón ablanda las máculas. Unas gotas sobre la mácula habrían de ser suficientes a fin de que te resulte más simple quitarla.

¿Aparte de eliminar las máculas deseas recobrar el brillo de tu vitrocerámica? Cuando ya no quede indicio del bicarbonato, aplica otra vez el limpiador para la vitrocerámica por toda la superficie. Cubre con un harapo de algodón anteriormente humectado y espera unos treinta minutos.

Finalmente, solo debes eliminar los restos del limpiador que se hayan quedado secos y frotar la superficie con un harapo limpio humectado en vinagre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *