De qué manera eliminar el fragancia a humedad de la ropa

Lavas la ropa, la tiendes y en el momento en que te pones a recogerla te percatas de que huele fatal. Para un día que te animas a ponerte ese suéter que lleva meses sin salir del guardarropa, en el momento en que te los metes por la cabeza notas un fragancia muy desapacible. ¿Precisas eliminar el fragancia a humedad de la ropa? Con unos fáciles trucos caseros, tus prendas volverán a olisquear bien.

cinco trucos para eliminar el fragancia a humedad de la ropa

Ciclo de lavado con bicarbonato de sodio

Si prosigues este weblog, te habrás dado cuenta de que el bicarbonato sirve para un roto y para un descosido. No hay máculas ni olores que se le resistan. En este caso específico, actúa como un desodorizante natural al tiempo que hace que la acción del limpiador sea más eficiente.

Para eliminar el fragancia a humedad de la ropa solo debes proseguir estos pasos:

1. Diluye una tercera parte de una taza de bicarbonato en una taza de vinagre blanco.
dos. Mezcla y agrega al cajetín.
tres. Agrega limpiador, suavizante y lava la prenda.
cuatro. Una vez terminado el lavado, verifica que no queda ni indicio del fragancia a humedad. ¿Aún huele? Repite el proceso.
cinco. Cuando la ropa ya no huela, tiéndela al sol y déjala secar al aire.
seis. En el momento en que esté totalmente seca, puedes echarle un tanto de perfume para ropa.

A remojo con vinagre

Si notas que la prenda vuelve a coger fragancia a humedad, es posible que sea pues tiene algún hongo. Deberías poder suprimirlo sumergiéndola en agua templada con vinagre blanco (asimismo puede servir el bicarbonato de sodio) a lo largo de una hora al menos. Después, vuelve a lavarla en la lavadora y prosigue el procedimiento de secado conveniente.

Lignito activo para el guardarropa

Es posible que el inconveniente no vaya a ser que hayas dejado la ropa demasiado tiempo en la lavadora ya antes de tenderla ni que la hayas guardado sin haberse secado totalmente. ¿Y si el fragancia a humedad viene del guardarropa? En un caso así debes abrir las puertas y los cajones y dejarlo orear a lo largo de múltiples horas (cuando menos cinco).

Además de esto, introduce en su interior lignito activo a fin de que absorba los olores. Como este puede manchar la ropa, mételo en una caja.

¿Todavía de esta forma no consigues eliminar el fragancia a humedad de la ropa? Verifica que no hay filtraciones. Si todo semeja adecuado, lo que puedes hacer es adquirir un deshumidificador pequeño y también ir metiéndolo en los guardarropas a fin de que chupe toda la humedad.

Echa mano de los deshumidificadores

Puesto que charlamos de deshumidificadores, cuando en tu casa hay humedad estos aparatos son mano de beato para secar el entorno. Una vez los enciendes, poquito a poco se marcha reduciendo la humedad relativa total del aire de toda la habitación hasta el momento en que no queda ni indicio. De paso, los deshumidificadores asisten a elevar un tanto la temperatura entorno, lo que favorece el secado de la ropa.

Agua caliente y vinagre para la lavadora

Si la lavadora es la que ha dejado ese fragancia por el hecho de que la humedad se ha concentrado en su interior, introduce 2 tazas de vinagre blanco en el tambor y programa un ciclo de lavado con agua caliente.

¿Por qué razón huele la ropa a humedad?

Ya antes de acabar es interesante que conozcas los motivos por los cuales la ropa huele a humedad a fin de que puedas prevenir que vuelva a ocurrirte:

• Pues las has dejado mojada a lo largo de mucho rato en la lavadora una vez acabado el ciclo de lavado. La solución es regresar a lavarla y tenderla cuando concluya el programa de lavado.

• Por el hecho de que has dejado ropa mojada o bien húmeda en el cesto de la ropa sucia a lo largo de múltiples días. A fin de que no vuelva a ocurrirte, recuerda que en estos casos hay que poner la lavadora solamente llegar a casa. ¿No puedes en ese instante? Otra alternativa es que la pongas a secar y la laves cuando tengas tiempo.

• Por el hecho de que has recogido la ropa del tendedero cuando no se había secado completamente y las has guardado en el guardarropa. Solución: revisar siempre y cuando los puños y cuellos de las camisas, como las cinturillas de los pantalones (sobre todo de los vaqueros) están totalmente secas.

• Por el hecho de que vuelves a cerrar la puerta de la lavadora tras cada lavado. Es recomendable dejar que el tambor se airee a lo largo de un rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *