Inicio Salud De qué manera encarar la separación o bien el divorcio

De qué manera encarar la separación o bien el divorcio

En este artículo vamos a abordar una realidad muy presente en nuestro cada día. Charlamos de cuando las parejas se apartan, algo que en este país, desgraciadamente, ocurre poco a poco más de forma frecuente.

Ahora vamos a ahondar en las causas que pueden motivar que esto ocurra, como a comentar aquellas prácticas que podemos arrancar para soportar de la mejor forma posible esta situación.

En este blog post charlamos de:

Lo bastante difícil de estar en pareja

No descubrimos nada si afirmamos que sostener la llama de una relación de pareja en ocasiones se transforma en una labor dura, a la que hay que dedicar tiempo y cariño. Hoy, son miles las parejas que procuran consejo profesional para progresar su situación.

Muchas consiguen reconducirla y ser de nuevo felices. Otras, en cambio, deciden separar sus caminos siendo inútiles de hallar la solución a sus inconvenientes.

¿Por qué razón  es tan bastante difícil estar en pareja entonces?

Primeramente, se tiene que mentar que desde el instante en el que 2 personas empiezan una relación, cada uno de ellos de sus miembros pone en juego una serie de opiniones, hábitos, rasgos de personalidad y manías que deben encajar o bien por lo menos acercarse a las del otro. Cada uno de ellos, con sus peculiaridades, debe conseguir esa unión con el otro a fin de que la relación funcione.

Acá radica exactamente el enorme inconveniente al que todas y cada una de las parejas tienen que enfrentarse. Si cada persona viene con su “yo” y además de esto con ciertos enfrentamientos sin solucionar, es más que probable que acabe proyectándolos en el otro, creándose en ocasiones una combinación peligrosa.

Si, por ejemplo, uno de los miembros de la pareja estima que es el otro quien debe solucionar sus inseguridades, podemos estar ante el inicio de una serie de equívocos y disputas que van a poner en alerta la relación.

Por lo tanto, una de las claves a fin de que una pareja funcione es que cada uno de ellos haya hecho previamente un profundo trabajo de autoconocimiento. Dicho de otro modo, que reconozca sus contrariedades y trabaje para responsabilizarse de ellas, afectando lo menos posible a la otra persona.

Cuando llega el divorcio…

Tal como mentábamos previamente, en este país hay un notable incremento en el número de separaciones y divorcios. Esta situación nos confirma que no todas y cada una de las uniones en matrimonio tienen un final feliz, y que bastantes personas tienen que encarar esos instantes tan difíciles, muy frecuentemente sin saber de qué forma.

En el momento en que una persona se aparta, en ella ocurren una serie de cambios tanto a nivel físico como sicológico, los que pueden trastocar su calidad de vida de una manera relevante. Tal es de esta forma, que muchos sicólogos han llegado a estimar el divorcio como un evento vital que produce un enorme agobio, dadas sus peculiaridades.

Desde ese instante, cada uno de ellos de los implicados debe aprender a vivir de una forma diferente. Al comienzo, posiblemente persistan sentimientos de culpa o bien aun de irresolución sobre si se va a haber escogido la opción adecuada. Por otro, asimismo pueden aparecer la tristeza o bien la pena sobre la otra persona, al opinar que se le ha hecho daño.

En todo caso, la persona precisará centrarse en los aspectos positivos de la situación más que en los negativos, sosteniendo una amplitud de miras suficiente para percatarse de que ha terminado una etapa, no la vida.

Es el instante de abrirse al planeta y mostrarle lo mejor de uno mismo. Para esto no es preciso sustituir a la precedente pareja con velocidad, sino es la ocasión de profundidzar en uno mismo, conectar con el propio deSeo y seguir el camino con más sabiduría.

En lo que se refiere a las emociones ya antes mentadas, decir que no vale la pena darle vueltas a la cabeza tratando de hallar al auténtico responsable de la rotura, y mucho menos generalizar al resto de hombres o bien mujeres aquellas cosas que no nos agradaban de nuestra precedente pareja.

Ni es uno solo el encargado de lo ocurrido, ni todos somos iguales. En cambio, sí que puede resultar realmente útil una autorreflexión sobre aquellas cosas que podrías haber hecho mejor, sin castigarte por esta razón.

¿Qué hacemos con los pequeños?

Al acabar una relación, posiblemente existan hijos por el medio. La clave al respecto es estimar que es muy simple que terminen sintiéndose responsables de lo ocurrido, con lo que va a ser esencial explicarles meridianamente que no han tenido nada que ver. Hay que dejar en claro que les proseguimos deseando, y que la resolución ha sido solamente de sus progenitores.

Por otro lado, hay que eludir a toda costa caer en el fallo de “utilizar” a un hijo contra la expareja. Este es un fallo cometido con mucha frecuencia, y que solo producirá más odio y enfrentamientos para el propio hijo.

En resumen, si bien un divorcio puede parecer el final de nuestra vida, puede transformarse en una experiencia que aporte un enorme aprendizaje.

Todo depende de la actitud que se esté presto a tomar cuando suceda. Si consigues tomarlo con paciencia y apertura mental, vas a tener mucho terreno ganado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop