De qué manera lavar almohadas: consejos que las sostendrán impecables

Del mismo modo que haces con las fundas, las sábanas, el edredón y el jergón, asimismo es preciso lavar las almohadas. No con exactamente la misma frecuencia, mas sí por lo menos dos veces por año. Aparte de eludir que les salgan máculas amarillas, vas a estar suprimiendo bacterias, hongos y ácaros que a simple vista no se ven, mas están ahí y no son muy higiénicos que afirmemos.

Ya antes de ponerte a lavar almohadas, es conveniente que tengas presente las especificaciones del fabricante, puesto que en dependencia del material con el que estén fabricadas, el modo perfecto de lavado y la temperatura que aguantan cambian. Asimismo debes cerciorarte de que no tengan algún roto por el que puedan salir las plumas o bien el relleno.

Consejos genéricos a tener en consideración en el momento de lavar almohadas:

  • Es mejor usar limpiador líquido, puesto que el polvo puede dejar restos.
  • Introduce en la lavadora ciertas prendas pequeñas así como las almohadas.
  • Centrifuga dos veces para cerciorarte de que no ha quedado jabón en el interior.
  • Cuando las saques de la lavadora, suprime el exceso de agua con toallas limpias y secas.
  • Tiende al aire libre, en horizontal.

Ahora, te afirmaremos de qué manera lavar almohadas dependiendo del relleno.

Lavar almohadas viscoelásticas

Generalmente las almohadas pueden meterse en la lavadora, mas si las tuyas son viscoelásticas, es mejor que las laves a mano con un limpiador para prendas frágiles. Siempre y en toda circunstancia, claro está, que la etiqueta indique que se puede empapar.

De todas y cada una maneras, las almohadas viscoelásticas las hay de 2 tipos:

1. Moldeadas: Puedes limpiarlas con un harapo limpio humectado con una mezcla de agua temperada y limpiador líquido.
dos. Transpirables: Estas pueden meterse en la lavadora, mas en un programa para prendas frágiles. ¿Tienes temor de que se desfiguren? Coge dos pelotas de tenis, introdúcelas en un calcetín y mételas en el tambor así como las almohadas.

Almohadas de plumas

Con las almohadas de plumas no hay mayor inconveniente. Como en el caso precedente, introduce tres o bien cuatro pelotas de tenis en calcetines, elige un programa para prendas frágiles y lava en agua fría, sin centrifugar. Intenta no lavar más de 2 almohadas al unísono. Asimismo puedes secarlas en la secadora, mas con un ciclo de secado en frío.

Del mismo modo que las almohadas de plumas, las de relleno sintético pueden lavarse a mano o bien a máquina sin tomar mayores cautelas.

Almohadas de látex

Otro género de almohadas son las de látex Acá hallamos las hipoalergénicas, que no precisan lavarse. El resto sí que se deben pasar por agua y jabón algunas veces, mas no deben introducirse en la lavadora.

Lo mejor es que llenes un recipiente grande con agua fría, agregues un tanto de limpiador para lavado a mano y las sumerjas. Trata de lavar suavemente, sin frotar demasiado y con movimientos circulares. Aclara con rebosante agua fría.

Lee también: Trucos para lavar ropa blanca

Por qué razón las almohadas se ponen amarillas y de qué manera blanquearlas

Puede acontecer que a tu almohada hayan comenzado a salirle máculas amarillas. Eso es por culpa del sudor, la saliva, el aceite o bien la humedad de la cara y la grasa del pelo, que van dejando restos en la superficie. De ahí que es esencial poner fundas y lavarlas habitualmente.

¿Demasiado tarde? Deja de preocuparte, por el hecho de que es posible regresar a dejar tus almohadas limpias y blancas, como recién compradas. Solo debes ocupar un barreño grande con agua fría (puede ser la bañera), echar una taza de blanqueador y dejar la almohada a remojo a lo largo de un rato, de tal manera que el agua la cubra totalmente. Ahora, aclara con agua temperada y lava de la manera frecuente, así sea a mano o bien a máquina.

Con esto habría de ser suficiente a fin de que la almohada se haya blanqueado. De no ser de este modo, un procedimiento algo más violento es echar el blanqueador en la lavadora y poner un ciclo de agua caliente largo. Cuando concluya, vuelve a lavar, mas esta vez solo con jabón y suavizante. Deja secar al aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *