De qué manera lavar toallas a fin de que queden suaves

Cuando son nuevas, las toallas son muy absorbentes y suaves. Mas llega un instante en que adquieren un tacto áspero, quedan recias y secan menos. La cal, la humedad y el resto de limpiadores y suavizantes se quedan entre las fibras, provocando que se estropeen. A fin de que eso no te ocurra ya antes de tiempo, debes tomar una serie de cautelas al lavar toallas.

ocho consejos para lavar toallas y dejarlas como nuevas

1. Ya antes de utilizarlas

El cuidado de tus toallas empieza ya antes de su utilización. La primera cosa que debes hacer es lavarlas solas, puesto que cuando son nuevas desprenden hilos y pelusas. Además de esto, pueden perder color y teñir otras prendas.

dos. Escoge la temperatura adecuada del agua

Por norma general caemos en el fallo de lavar las toallas en agua demasiado caliente. Mas en ocasiones el agua fría es mejor, como en caso de que lleven bordados o bien sean de colores vivos. Los especialistas aconsejan lavar las toallas a una temperatura de entre cuarenta y sesenta ℃ para eludir la contracción de las costuras.

tres. No abuses del suavizante

Si bien pueda parecer contradictorio, el suavizante puede ser un oponente para las toallas. Ya antes de usarlas por vez primera, debes hacer un lavado sin este producto. Más tarde, úsalo solo cada 3 o bien 4 lavados.

cuatro. Echa solo el limpiador justo

De igual forma, debes echar poco limpiador. Con la mitad de lo que usarías por norma general es suficiente.

cinco. Lava las toallas solas

A fin de que las toallas se laven adecuadamente, resulta conveniente no entremezclarlas con otras prendas ni sobrecargar el tambor.

seis. El jabón con vinagre blanco aporta suavidad

Si deseas que tus toallas siempre y en todo momento estén suaves mas desinficionadas solo debes incorporar jabón y vinagre blanco en el cajetín del limpiador. Asimismo puedes probar con amoníaco perfumado y un chorrito de limón.

siete. Bicarbonato de sodio para blanquear las toallas

¿Tus toallas blancas han comenzado a amarillecer? Llena un barreño con un litro de agua caliente por cada toalla y echa media cucharada de bicarbonato de sodio. Deja a remojo a lo largo de cuando menos una hora. Lava en la lavadora con un limpiador suave y deja secar al sol.

ocho. Limón para máculas bastante difíciles

Cuando las toallas tengan una mácula bastante difícil, prueba a quitarla mezclando una cucharada de bicarbonato con jugo de limón. Haz una pasta y aplícala de forma directa sobre la mácula, frotando.

¿Cada cuánto se lavan las toallas?

Tampoco debes desatender la higiene de estos textiles. Si bien solo uses una toalla cuando sales de la ducha, la suciedad asimismo se amontona. No solo eso, sino asimismo va a tener gérmenes y humedad. Por ende, lo idóneo es lavarlas por lo menos una vez por semana. En lugares húmedos, la frecuencia habría de ser menor. Y si empleas la toalla en el gimnasio o bien en un sitio público, debes lavarla tras cada empleo.

De qué manera secar las toallas correctamente

Tan esencial como el lavado es el secado. No te olvides de que la mayor parte de las toallas están fabricadas con tejidos gruesos que pueden transformarse en un nido de bacterias y moho. De ahí que es recomendable proseguir una serie de pautas:

  • Usar un toallero para colgarlas, de manera que queden lo más extendidas posible, sin plegar.
  • No guardar las toallas mojadas.
  • No amontonar las toallas húmedas unas encima de otras.
  • Menear bien las toallas cuando las saques de la lavadora a fin de que las fibras se expandan.
  • Tender las toallas al aire libre, absolutamente extendidas.
  • No dejarlas demasiado tiempo al sol a fin de que no se endurezcan.
  • Si tienes secadora, úsala. Es la mejor manera de eludir malos olores. Ciertos de estos aparatos ya vienen con un programa singular para toallas.
  • Ya antes de guardarlas en el guardarropa, cerciórate de que están bien secas.
  • No uses planchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *