¿Qué cuidados requiere un piercing en la oreja?

De qué manera sanar un piercing en la oreja

Hace ya tiempo que hacerse un piercing ya no está mal visto, tanto em hombres como en mujeres. Sin embargo, es esencial realizárselo en un sitio que guarde todas y cada una de las medidas de seguridad y también higiene,  puesto que esto te prevendrá de infecciones. Mas, como tener un pendiente nuevo significa horadarse la oreja por los dos lados, es esencial saber de qué manera sanar un piercing en la oreja de la forma conveniente. Esto va a ayudar a que sane cuanto antes y a eludir dificultades.

Consejos para sanar un piercing en la oreja

Puede sonar repetitivo, mas ni se te ocurra hacerte un orificio sola, por más que la aguja esté esterilizada. Asiste a un centro especializado y presta atención a las medidas de higiene. La persona que te vaya a horadar la oreja se debe lavar las manos ya antes de hacerlo y usar un par de guantes de látex que estén sin utilizar.

Ten presente que, hoy en día, no es carísimo hacerse un orificio. Dicho esto, toma nota de los consejos para sanar un piercing en la oreja.

1. Lávate las manos

Ya antes de manipular o bien sanar un piercing en la oreja, es esencial que te laves las manos adecuadamente. De esta forma no vas a estar transmitiendo bacterias que puedan estar en tus dedos a la oreja. Entre diez y quince segundos, enjabónate las manos con jabón antibacteriano y agua caliente.

dos. Higieniza el área del pendiente

Cuando tengas las manos limpias y secas, humecta un bastoncillo en una solución salina o bien suero fisiológico, y pásalo suavemente por delante y tras el orificio. De esta forma, lograrás ir quitando cualquier indicio de suciedad que se pueda ir amontonando en esa zona.

Si lo prefieres, puedes limpiarte las orejas con agua y jabón, con mucho cuidado, frotando hasta el momento en que haga espuma. Esto asimismo lo debes hacer por delante y en el dorso del orificio. Entonces, pasa un trapito seco y limpio de forma cuidadosa para remover el jabón.

Estas acciones las debes realizar 2 o bien 3 veces al día.

tres. Pon una pomada antibiótica

A lo largo de 2 o bien 3 días, a fin de que no se infecte la oreja, del mismo modo se recomienda aplicar una pomada antibiótica donde te has hecho el nuevo pendiente. En general, en los establecimientos donde se hacen los piercings acostumbran a venderlos. Ayúdate de un cotonete para aplicarla. Otra alternativa es emplear alcohol, si bien se aconseja en menor medida.

Ten presente que no es bueno que extiendas esto en el tiempo más de 3 días. En caso contrario, el proceso de sanar el piercing en la oreja se puede ver perjudicado de forma negativa.

cuatro. Mueve el pendiente

Cuando termines de higienizar la zona del piercing, sostén la una parte de atrás de este y comienza a rotarlo delicadamente. Es indispensable que la oreja todavía esté húmeda. Este consejo es a fin de que los aretes no queden bien apretados a la piel y te puedan herir al no cicatrizar bien.

Caso de que empieces a virar el piercing cuando la piel ya esté seca, puedes hacer que el orificio se abra hasta el punto de que sangre.

cinco. Aplica agua oxigenada

Solo debes recurrir al agua oxigenada si te das cuenta que te comienza a sangrar el piercing. Esto puede suceder mientras que estás efectuado las limpiezas de rutina o bien aun cuando duermes.

Para utilizar el agua oxigenada, hazte con una gasa y colócala sobre la zona a tratar unos segundos ejercitando un tanto de presión.

Lee también: De qué manera reconocer un piercing en el ombligo inficionado

¿Qué cuidados requiere un piercing en la oreja?

Cuando tengas el pendiente hecho y que prosigas todos y cada uno de los pasos para sanar un piercing en la oreja, asimismo debes prestar atención a unos detalles que son relevantes.

Primeramente, no tapes el aro. Para favorecer la cicatrización, lo mejor es que lo dejes al aire libre. Si tienes el pelo largo, procura llevarlo atado a fin de que no se te enrede. Si acostumbras a dormir sobre el lado donde te has hecho el pendiente, vas a deber mudar la situación por el hecho de que no es bueno que te apoyes mucho sobre ese costado.

No te quites el pendiente, por lo menos, en un mes. Los especialistas aconsejan no removerlo, al menos, entre cuatro y seis semanas.

Asegúrate que el pendiente que te ponen es hipoalargénico y que esté hecho de titanio, acero quirúrgico, oro de catorce o bien dieciocho o bien de niobio para eludir reacciones alérgicas.

Si te haces un piercing, no se aconseja que vayas a nadar. Tampoco que te hagas ningún tratamiento en el pelo como teñírtelo. Mucho menos ponerte cremas, excepto las recomendadas por un profesional.

Por otro lado, asimismo debes llevar cuidado con los gorros, bufandas o bien otras prendas que se puedan quedar enganchadas al piercing. Al tirar, esto podría causar un desgarro, lo que acarrearía un enorme dolor, aparte de inconvenientes de cicatrización y posibles infecciones.

En caso de que veas que te sangra mucho el orificio o bien que la hemorragia se extiende a lo largo de múltiples días, asiste a un médico inmediatamente. Lo mismo si tienes la mínima sospecha de que se te puede haber inficionado el piercing.

Como ves, sanar un piercing en la oreja no es tan complicado como semeja. Sencillamente, es cuestión de llevar la rutina de higiene a raja tabla y proseguirse los cuidados a fin de que cicatrice apropiadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *