De qué manera tener motivación para ir al gimnasio

Practicar deporte es una parte esencial a fin de que la persona se sostenga saludable. Obviamente, la nutrición debe ir de la mano. Por más que sepamos que el ejercicio físico es buena para nosotros, en ocasiones la vagancia nos gana. Por esta razón, continuar unos trucos para tener motivación para ir al gimnasio va a hacer que no degeneres en tu objetivo. De esta forma te vas a ver y te vas a sentir mejor.

diez consejos para lograr motivación para ir al gimnasio

Son muchas las personas que al comienzo del año se ponen como propósito hacer ejercicio. Si bien se apuntan y comienzan a abonar, tras unas semanas la desgana se apodera de ellos y dejan de asistir al centro deportivo. Las disculpas que acostumbran a brotar en estos casos son: “hoy hace frío”, “mañana voy”, “por un día que falte no pasa nada”. Si te das cuenta que estás en ese punto y que hace unos días que no adiestras, con estos consejos para tener motivación para ir al gimnasio volverás a recobrar el ritmo del deporte y no lo abandonarás.

1. Ponte metas objetivas

Traza objetivos o bien metas reales en un corto plazo. Si deseas adelgazar veinte kilogramos y tras un mes ves que solo perdiste uno, te vas a sentir deprimida. En cambio, si te pones el reto de ir poquito a poco, al ir viendo las mejoras te vas a animar.

dos. Escoge una actividad concretamente

¿En lugar de atormentarte con una actividad que no te agrada, por qué razón no haces una que te complazca? En la mayor parte de gimnasios existen distintas clases y actividades a las que puedes acceder. Por ende, si eres más de danzar, ve a zumba en lugar de a Pilates. De este modo, vas a tener motivación para ir al gimnasio al hacer un estilo de deporte que te complace.

tres. Tener un plan

Así sea en la agenda del teléfono o bien en la que escribes a mano, un buen consejo para tener motivación para ir al gimnasio es tener un plan. Establece los días y a qué hora irás a tu centro deportivo. Así, al saltarte la alarma o bien verlo en la agenda te vas a organizar mejor el resto de actividades y no vas a tener disculpa para no ir por carencia de tiempo.

La rutina del deporte ha de ser como la de lavarse los dientes, esto es, algo preciso en tu día tras día.

Lee también: Rutina de gimnasio para mujeres de ocho semanas

cuatro. Ponte música que te estimule

Ponte música que te estimule

Llevarte los auriculares, si vas a la sala del centro deportivo, va a hacer que estés con más ganas, fuerza y vigor para hacer los ejercicios. Lo mismo ocurre si decides salir a pasear o bien a correr. La música movida va a hacer que, de manera inconsciente, vayas más veloz y estés considerablemente más animada.

Una sugerencia es que te hagas una playlist exclusiva para el ejercicio físico solo con temas que alienten a moverse ágilmente.

cinco. Ten un plan B

Puede acontecer que un día debas salir después del trabajo y que cuando llegues al gimnasio esté cerrado. Asimismo que sea un día festivo y no abran o bien que por cuestiones meteorológicas no puedas salir de casa. En estos casos, es siempre y en todo momento bueno tener un plan B. Pasear por el parque o bien hacer ejercicio en casa pueden ser unas grandes opciones. En Youtube, por poner un ejemplo, hay muchos vídeos en los que muestran de qué forma practicar deporte en el hogar. De esta forma, no vas a perder el ritmo del ejercicio ni la motivación para ir al gimnasio mientras que tu rutina te lo deje.

seis. Adquirir ropa bonita

Adquirir ropa bonita

En el pasado, las personas se ponían las ropas más gastadas que tenían para practicar deporte. Hoy día, esta tendencia ha alterado y las marcas deportivas sacan al mercado, poco a poco más, indumentarias bonitas y atractivas que afinan la figura de la mujer.

Por ende, vete de compras y hazte con prendas deportivas que te hagan sentirte guapa y atrayente. Si tienes la fuerza de ir seguido, vas a ver que cada vez te van quedando mejor y eso te impulsará a levantar el trasero del sofá y a hacer ejercicio.

siete. Queda con un amigo o bien familiar

Quedar con un amigo o bien un familiar para ir al gimnasio va a hacer que debas asistir si bien no te apetezca para no quedar mal delante de la otra persona. Es posible que al comienzo lo veas como una obligación, mas cuando termines te vas a sentir orgullosa de ti por no haberte quedado en casa.

ocho. Inspírate con cosas positivas

Escribirte algún blog post-it en la nevera, adquirirte cuadros con oraciones inspiradoras o bien ponerte de salvapantallas del móvil un mensaje positivo va a hacer que estés animada. Esto te va a dar fuerzas para no decaer en el intento y continuar con tu rutina de ejercicio.

Relacionado: Oraciones motivadoras de superación personal

nueve. Busca un adiestrador personal

Tener a una persona que te asista y oriente en de qué manera debes hacer ejercicio es posible que sea lo que precisas. Un adiestrador personal te va a hacer un plan amoldado a ti, en función de tus necesidades, y va a estar contigo en todo instante cuando las fuerzas flojeen.

diez. Ve el deporte como un regalo no como una obligación

En el momento en que nos imponen una cosa, terminamos por rechazarla y abandonarlo de buenas a primeras. Por ende, no veas el gimnasio como una obligación, sino más bien como un regalo que la vida te da a fin de que puedas tener una salud de hierro y sentirte bien. Considera que a bastantes personas les encantaría poder practicar deporte mas por alguna enfermedad, por carencia de tiempo o bien dinero no lo pueden hacer.

Cuando estés sin fuerza, recuerda estos diez consejos para tener motivación para ir al gimnasio. Vístete, ponte las zapatillas y vete a practicar deporte. Eres una agraciada y poder practicar una actividad física es un obsequio que debes valorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *