Inicio Salud El efecto nocebo o bien el poder de las esperanzas

El efecto nocebo o bien el poder de las esperanzas

Como ávido lector de esta web, habrás podido revisar que a los sicólogos nos chifla estudiar el comportamiento humano. Tal es de este modo, que no pocos son los estudios y también investigaciones que se han efectuado con idea de avanzar en el conocimiento y extraer conclusiones que puedan ser útiles para el conjunto de la sociedad.

Hablaremos sobre un género de experiencia que tiene mucho que ver con las esperanzas que nos creamos, las que en numerosas ocasiones han probado ser verdaderamente esenciales con relación a los siguientes resultados.

En este artículo charlamos de:

¿Exactamente en qué consiste el efecto nocebo?

Tal vez esta palabra te resulte un tanto extraña, aun posiblemente no la hayas oído jamás. En su sitio, resulta más probable que hayas oído charlar sobre su hermano gemelo: el conocido efecto placebo.

En él, una persona que espera conseguir un determinado resultado conveniente tras una determinada acción terapéutica (por servirnos de un ejemplo tomar una pastilla), la que es en sí inerte, termina manifestando la tan aguardada mejora.

En el caso del efecto nocebo ocurre justo lo opuesto. Si a una persona, por poner un ejemplo, se le aplica una crema basada en una solución inocua mas se le notifica con determinada seriedad y verosimilitud de que es muy posible que a los pocos minutos empiece a probar picor o bien alguna otra sensación negativa, la persona en cuestión muy seguramente terminará notándolo.

Si además de esto, este pequeño teatro se adorna con palabras clave como “estudio científico”, “efectos secundarios” o bien “investigación”, las probabilidades son incluso mayores.

Efecto nocebo y esperanzas

El efecto nocebo ha sido menos usado en el campo de la medicina que el placebo. Pese a ello, no pocos son los estudios en los que se ha confirmado su existencia.

Como afirmábamos previamente, el humano está desarrollado para poder ver lo que espera ver, y sentir lo que espera sentir. O sea, el valor de las esperanzas es enorme, y esto es algo en lo que estarían influyendo tanto nuestras opiniones como nuestro aprendizaje.

Si nos remitimos a los más fáciles ensayos de condicionamiento tradicional, los conocidos perros de Pavlov ya salivaban al escuchar la campana que sonaba como prólogo a la aparición de el alimento.

En este caso, si una persona verdaderamente espera percibir una serie de efectos o bien síntomas tras la aplicación de alguna medida terapéutica, los terminará ensayando en mayor o bien en menor medida.

Acá, aparte de las esperanzas, estaría jugando un papel esencial un término bien interesante a nivel psicosocial, que es la creencia en las figuras de autoridad.

Si durante nuestra vida hemos interiorizado la idea de que los médicos son personas inteligentes y respetadas, esta creencia va a tener un impacto relevante en factores como la adherencia al tratamiento o bien aun en nuestra mejora.

Semeja razonable meditar que, por lo tanto, va a ocurrir lo mismo en el terreno opuesto; o sea, en aquel en el que alguna figura respetada nos avise de que podemos probar efectos desfavorables tras alguna intervención.

Cuánto pero costoso, mayor impacto

La nota curiosa de este género de experiencias debe ver con el nivel de verosimilitud del producto o bien medida terapéutica en cuestión. Conforme los resultados de este interesante estudio, se probó que cuánto más costoso y renombrado era un producto o bien marca, mayores síntomas aguardados generaba.

De nuevo, los factores sicológicos se ponen en juego, y la idea preconcebida que tenemos de las cosas semeja ser definitiva en el momento de producir determinadas contestaciones.

En lo que se refiere a las áreas cerebrales implicadas en este proceso, semejan ser exactamente las mismas tanto para el efecto placebo como el nocebo. Charlamos del córtex cingulado precedente y de la substancia gris periacueductal. Parece que los dos efectos estarían mediadas por ellas, si bien con patrones de activación diferentes.

La moral y la salud

Podríamos empezar un extenso discute sobre el fundamento ético de esta clase de intervenciones. Analizado con frialdad, verdaderamente se está engañando a la persona, tanto en el caso del efecto placebo como en el nocebo.

En el caso del último y con vistas a conseguir información y conocimiento, una persona estaría ensayando algún género de malestar o bien sufrimiento con el “experimento”. Vamos a dejar acá a la elección del propio lector su opinión a este respecto.

Como nota de actualidad, mencionaremos los usuales casos de personas que han recibido la dosis de la novedosa vacuna de AstraZeneca frente al covid-diecinueve y que, a los pocos minutos de su administración, comenzaron a probar síntomas que se semejaban a los de un trombo.

Un caso más del poder de la psique.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop