El setenta y nueve por ciento  de los españoles apuesta por impulsar la educación financiera en los pequeños

El setenta y nueve por ciento de los españoles apuesta por impulsar la educación financiera en los pequeños

Que las finanzas ocupan poco a poco más espacio en los telediarios y titulares en nuestros periódicos es una realidad que pocos se atreverían a rebatir. Otra cosa es que el peso creciente de la economía financiera en los campos macro y micro de nuestras vidas se traduzca necesariamente en un aumento proporcional de la capacitación y conciencia de los ciudadanos sobre este ámbito. En este sentido, uno de los primordiales inconvenientes que se comprueban en este país es la carencia de educación financiera, que de forma frecuente revierte de forma directa en conductas irresponsables o bien aun peligrosas tratándose de la administración de nuestras finanzas. De este modo lo refleja una investigación al cargo de Creditea, compañía FinTech experta en administración de opciones de crédito a la medida, entre una muestra de quinientos personas en España. De este análisis, efectuado por la compañía GFK para Creditea, sobresalen múltiples datos interesantes que componen una radiografía clara de la relación de la sociedad de España con el mercado crediticio.

La más relevante de estas constataciones es, conforme Creditea, que el estudio patentiza la relevancia que los españoles dan a la educación financiera, en tanto que el setenta y nueve por ciento de los encuestados ha señalado como fundamental que la educación financiera se enseñe desde edades tempranas. Al respecto, solo el dos por ciento quita toda relevancia a que los pequeños reciban educación financiera. En frente de estos datos, queda asimismo patente la falta de confianza de los españoles en el sistema crediticio y su prudencia en el momento de acceder a el. El noventa y tres por ciento de las personas asevera que no solicitaría un crédito de forma impetuosa, y el noventa por ciento asegura que jamás lo solicitaría sin estar persuadido de su capacidad de pagarlo. Para los especialistas del ámbito, si bien queda mucho por prosperar, esta clase de contestaciones patentizan un aumento de la responsabilidad entre los ciudadanos en el momento de administrar sus finanzas. En este sentido, si atendemos a los factores en los que más se fijan los españoles en el momento de pedir créditos al consumo, el veintiocho por ciento  da prioridad a la reputación de la compañía financiera, y solo el treinta y seis por ciento de los encuestados da más relevancia al género de interés.

A juzgar por estos datos, semeja que existen motivos para meditar que el término de responsible lending empieza a instalarse de forma lenta mas progresiva en este país. En verdad, todo apunta a que actualmente, la preocupación por sostener a raya las deudas tenga un peso parcialmente superior entre las prioridades de los españoles de lo que señalaban las tendencias precedentes a la crisis. En este sentido, en verdad, la dureza y las consecuencias aún patentes de dicha crisis, que hizo tambalear los cimientos de una una buena parte de las economías del planeta, semejan haber jugado un papel definitivo en este cambio de rumbo. En todo caso, en lo que sí coinciden los especialistas del ámbito es en apuntar que aún queda mucho camino por recorrer, tanto en concepto de mejora del acceso al crédito como de la capacidad de los usuarios para tomar resoluciones atinadas en esta materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *