EFECTIVO O bien TARJETA

¿En qué momento abonar en efectivo o bien en qué momento emplear tarjeta?

¿Es conveniente siempre y en todo momento abonar con exactamente el mismo procedimiento?, Si bien el interrogante se preste a muchos matices la verdad es que no, verdaderamente existen métodos de pago más convenientes que otros en dependencia de diferentes circunstancias. Veamos los motivos.

Seguramente una de las cosas más interesantes de la economía familiar es que, exactamente, su carácter familiar hace que sea plenamente personal, y que cada persona tenga su modelo de administración del control de gastos y también ingresos, desde modelos muy proclives al ahorro hasta quienes, de forma directa, deciden no aplicar ningún modelo.

Esto causa que sea complejo delimitar meridianamente los límites para cada procedimiento de pago en tanto que, lo que para un usuario puede ser realmente evidente para otro puede ser anatema. No obstante, existen algunas peculiaridades comunes, razonables, que nos dejan delimitar en qué momento un procedimiento de pago es mejor que otro, vamos a repasarlas.

Efectivo

Abonar en efectivo es la opción primaria por defecto. En dependencia de los países y etnias prosigue siendo el modelo de pago más rebosante, y no creamos que esto debe ver con el estatus económico o bien nivel social, países como Alemania se hallan a la cabeza del pago en cash de manera comparativa.

El pago en efectivo o bien la administración del efectivo es muy conveniente en aquellos instantes en los que trabajamos para salir de nuestras deudas, se trata de un importe finito que debemos dirigir de forma equilibrada, la idea se fundamenta en que el efectivo, merced a su presencia física, es más bastante difícil de gastar desbaratadamente, no es exactamente lo mismo el gasto invisible atribuido una tarjeta que ver como tu cartera mengua

Por norma general el efectivo puede ser realmente conveniente para los pagos en pequeñas tiendas, los pequeños pagos, el pago de servicios, y, un tanto más todavía, puesto que por poner un ejemplo podemos aceptar el pago de los repostajes, compras en grandes superficies, et…

Por norma general siempre y en toda circunstancia es conveniente el efectivo cuando se quiere huir de los costos de comisiones de las tarjetas, mas asimismo, cuando se quiere ejercer un mejor control sobre el gasto propio, además de otras cuestiones como el circulante en la pequeña economía familiar o bien local.

PAGAR CON TARJETA

Crédito

El pago a crédito es una cuestión seria. Si examinamos los niveles de sobreendeudamiento de las familias españolas en los años de crisis vamos a descubrir que buena parte de este inconveniente arranca por las tarjetas de crédito.

La explicación es bien simple, en los años de bonanza económica usamos estos productos como fuente de financiación incesante, esto quiere decir que nos habituamos a vivir a crédito con los inmensos gastos que esto supone puesto que, se trata de un producto para empleo inusual en lo que a financiación se refiere, y desde entonces no como fuente de recursos incesante.

Hoy día, cuando vamos superando esta tendencia al mal empleo de las tarjetas de crédito ya entendemos que se trata de un producto que nos va a permitir aceptar el seguimiento incesante de nuestros gastos, que nos va a permitir en ciertos pagos conseguir descuentos y bonificaciones, que lleva asociado consigo un buen número de ventajas que pueden comenzar por seguros, y que, puede servirnos por poner un ejemplo en las grandes compras que queremos financiar de forma aplazada, en los gastos de viaje, en los pagos que queremos postergar sin recargo, o bien en gastos imprevisibles que no queremos aceptar de cuajo y si postergar

El enorme peligro de las tarjetas de crédito evidentemente es la posibilidad de endeudamiento. Su empleo para obtención de dinero en metálico es un potenciador del terrorismo, su empleo incesante para todos y cada uno de los pagos es otro potenciador. Bien empleada es una enorme herramienta, mal empleada puede ser el peor de nuestros oponentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *