Inicio Salud Eneatipo 6: Viviendo en la inseguridad

Eneatipo 6: Viviendo en la inseguridad

Proseguimos con un nuevo artículo sobre otra de las categorías que forman el Eneagrama. Esta vez, vamos a centrarnos en el eneatipo número 6, con el que muchos de nuestros lectores se van a sentir seguramente identificados.

En las próximas líneas, con la debida precaución que el Eneagrama merece en su interpretación, aprenderemos ciertas claves sobre el modo de relacionarse con el planeta de esta clase de personas. Además de esto, analizaremos ciertas claves sobre de qué forma convertir sus restricciones en desarrollo personal.

En este artículo charlamos de:

¿De qué forma es un eneatipo 6?

Podríamos abarcar en este conjunto a todas y cada una aquellas personas cuya personalidad se identifica por el temor y la ansiedad frente al futuro. Esto acostumbra a llevarlas a vivir en una permanente irresolución sobre qué deben hacer para asegurar su seguridad, lo que le causa un enorme sufrimiento.

Como apunta la famosa especialista Helen Palmer, estas personas viven con una actitud mental basada en el “si, pero…”, lo que les complica enormemente vivir en paz consigo mismas.

Tomar resoluciones forma uno de los primordiales inconvenientes que deben aceptar. Tal es de este modo, que es usual localizar a un “número seis” sondeando a todo el mundo de su entrecierro ya antes de decidirse.

Por último, tiende a escoger la opción que más apoyos ha conseguido. Como podemos ver, la falta de seguridad es un factor clave en este género de personas, en las que hay un temor enorme a confundirse o bien a no escoger adecuadamente.

Se da la paradoja de que estas personas sienten un problema entre proseguir a las figuras de la autoridad para ganar seguridad o bien, en cambio, sublevarse y proseguir su criterio, lo que les da pavor.

Un aspecto esencial de esta categoría debe ver con su visión del planeta. Para un número 6, este se muestra como un sitio espantoso y amenazante, ante el que apenas tiene capacidad de control.

Esto le lleva al habitual pensamiento de que “algo malo va a pasar” acompañado de un interiorizado “y no estoy listo para afrontarlo”. Como podemos observar, el grado de sufrimiento es enorme, como la sensación de vulnerabilidad que estas personas manifiestan.

En ocasiones esta sofocación es tan fuerte que les lleva a manifestar rasgos paranoides, conforme los que la persona puede llegar a meditar que alguien desea hacerles daño o bien que el resto procuran engañarle.

¿De qué forma se forja un «número seis»?

Si bien es incontrovertible que hay un cierto componente genético que nos lleva a ser como somos, estas personas acostumbran a haber tenido una particular historia personal que hace que se comporten de este modo.

Charlamos normalmente de pequeños que tenían la sensación de no poder contar con el apoyo de sus figuras parentales para orientarse en la vida. De este modo, era usual que estas sostuviesen una actitud déspota, tomando las resoluciones en su sitio.

Vamos a detenernos acá para rememorar algo. La sobreprotección, todavía con la mejor de las pretensiones, puede ocasionar un daño bastante difícil de arreglar en el futuro adulto.

Cuando alguien hace las cosas por nosotros o bien escoge todo en nuestro sitio, es más que lógico que terminemos teniendo contrariedades para aceptar el control de nuestra vida cuando somos mayores.

De ahí que con lo que los progenitores tienen que hacer un esmero consciente por sostener un equilibrio entre guiar a sus hijos, haciéndoles sentir que están ahí, y dejarles explorar y escoger por ellos mismos.

Mi eneatipo es el 6 ¿Qué hago ahora?

Si te sientes identificado con los rasgos que hemos comentado deja de preocuparte, estás a tiempo de prosperar. Para esto, vamos a darte 3 ideas que puedes comenzar a arrancar desde el día de hoy mismo:

  • Practica la relajación: Tu psique es un torbellino que, frecuentemente, te tortura. De ahí que con lo que podría ser positivísimo que dedicaras tiempo a relajarla. Para esto, puedes practicar ejercicios como la meditación o bien el yoga, los que te ayudasen a observar tus pensamientos y a aprender a relacionarte con ellos de una manera más saludable.
  • Decide: Este es el enorme reto. Para progresar, debes ser capaz de empezar a tomar resoluciones por ti y aceptar las consecuencias. Debes desamparar el hábito de consultarlo todo y exponerte a confiar en tu criterio. Además de esto, es buen instante para dejar de perderle el temor a los fallos, puesto que confundirte solo te va a ayudar a hacerlo mejor la próxima vez.
  • Confía: Si bien suene bastante difícil de hacer, tienes que confiar en que todo va a salir bien. Si bien va a haber instantes bastante difíciles en tu vida, ello no quiere decir que todo va a ser horrible. Es esencial hallar el sentido en lo que te ocurre, tratando de admitir las cosas y poniendo énfasis en tu desarrollo personal.

Referencias:
Palmer, H., & Shtereva, N. (mil novecientos noventa y seis). El eneagrama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop