Enviar ramos de flores es una idea muy original para regalar

Los regalos son esa pequeña parte de todas nuestras vidas que muchas veces no sabemos manejar. Aunque muchas veces sabemos exactamente qué es lo que un familiar o amigo busca que le regalemos, muchas otras es una tarea realmente compleja poder deducir qué clase de presente les alegrará la fiesta y les hará pensar en nosotros con cariño cada vez que lo vean o lo recuerde.

Sin embargo, los regalos son una costumbre más que extendida por todo el mundo, una verdadera representación de nuestro interés por otra persona, y de cuánto lo conocemos en realidad.

Pero de entre todos los posibles regalos, ya sean las sencillas cartas de felicitación, las dedicadas manualidades en las que algunas personas invierten su tiempo para ofrecer un regalo personalizado, o el típico sobre con dinero que a todos nos han dado alguna vez, hay un tipo de regalo que nunca pasará de moda y que, de hecho, no hace más que reinventarse con el paso de los años.

Hablamos, por supuesto, de las flores. Este presente es elegante, simbólico y original, sobre todo si se compra de la forma adecuada y se acompaña con una dedicatoria escrita u otra clase de gesto personal.

En este artículo hablaremos de la extensa gama de regalos florales que se pueden adquirir en el mercado, y de lo aptos que son para según qué situaciones.

El envoltorio

Por supuesto, todos hemos presenciado en alguna ocasión el regalo de una flor, ya sea porque la estábamos regalando nosotros mismos, o recibiendo como presente.

Sin embargo, en la mayoría de estos casos estamos hablando de un ramo típico o incluso de una sola flor. Esta clase de regalo no está mal, pues transmite el gesto y eso es importante de por sí, pero la alta floristería tiene muchísimo más que ofrecer.

Para empezar, las flores pueden venir en muchísimos envoltorios diferentes, los cuales forman parte de la estética general del presente. Por poner un ejemplo, una alternativa muy original a los tradicionales ramilletes de flores serían las cajas de flores preservadas, las cuales son verdaderas obras de arte que van en consonancia con la belleza de su propio contenido.

Además, una de las ventajas es que siempre podemos adquirir flores a domicilio y guardarlas hasta la fecha del evento o regalo, pues estas flores pasan por un tratamiento liofilizador que las deshidrata y congela para evitar que se marchiten en mucho tiempo.

Otro envoltorio más sencillo, pero igual de estético y original, sería un pequeño jarrón con una sola flor, cuyo diseño estilizado realza las formas naturales de ésta.

En cualquier caso y sea cual sea el envoltorio en cuestión, otra parte importante de este regalo imperecedero será la flor que queremos darle al objeto de nuestro obsequio.  

Los tipos de flor

Hay algo muy bonito y personal en enviar flores a amigos, y una parte de ello es el profundo simbolismo que va atado a las flores en nuestra cultura. Cada flor significa algo en la memoria colectiva de nuestra sociedad.

El mejor ejemplo de esto es como no, la rosa con su inherente romanticismo y las implicaciones de amor, ya sea platónico o confeso. Pero la rosa no es la única flor a la que se enlaza con un simbolismo emocional.

Las gardenias, por ejemplo, han sido desde tiempos inmemoriales una muestra de amor secreto. La conocida flor de Nochebuena representa la navidad y la pureza, y los lirios están muy relacionados con el honor y el poder.

Este factor es importante a la hora de ser originales con nuestro obsequio, pues puede tener un verdadero significado oculto que una nuestros lazos con aquél que reciba el regalo, sobre todo si le explicamos el significado personalmente y en confianza.

Sea como sea, las flores son una apuesta segura a la hora de hacer un regalo si buscamos ser originales a la par que elegantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *