Inicio Ecología Estar en forma y cuidar del medioambiente

Estar en forma y cuidar del medioambiente

Ponerse en forma es una forma de cuidar nuestro cuerpo, nuestra psique. Y al cuidar nuestra condición física y mental podemos producir consciencia de la relevancia de un ambiente sano. Mens sana in corpore sano afirmaba el versista romano Décimo Junio Juvenal: psique sana en cuerpo sano. Esencial para crear autoconciencia ecológica.

De ahí que, así sea que vayas al gimnasio para ponerte en forma, hagas deporte en casa (o bien en un caso así es exactamente lo mismo tai chi, yoga, pilates) o bien sencillamente salgas a correr, es esencial unir tu salud física a tu salud mental (que podríamos decir que van de la mano) y al cuidado de tu ambiente.

Equilibrio físico

La OMS define al equilibrio físico como “el completo estado de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad”. A esto podríamos agregar que aparte de un estado anatómico sano, una psique fresca, activa y positiva y una vida social rica y distanciada de relaciones tóxicas, y un ambiente natural sano son la base de este equilibrio.

La sostenibilidad se fundamenta en un comienzo simple: todo cuanto precisamos para nuestra supervivencia y bienestar depende, directa o bien de manera indirecta, de nuestro ambiente natural.

Qué hacer cuando hacemos deporte para cuidar el medioambiente

Acá ciertas ideas que podemos llevar adelante para cuidar el medioambiente mientras que hacemos deporte fuera de casa o bien al aire libre.

Transporte público

Si lo que nos agrada es ir a practicar deporte a la montaña, así sea pasear o bien correr, o bien a zonas verdes de la urbe, podemos desplazarnos en transporte público.

Cuidar el ambiente

No producir restos ni incordiar a los animales es buena forma de relacionarnos con las zonas verdes y más salvajes o bien parques naturales y zonas protegidas. Eludir hacer estruendos para no incordiar a los animales, mamíferos, aves y demás es fundamental. Asimismo eludir dejar restos en zonas donde los plásticos pueden terminar en el estómago.

Recoger restos

De manera adicional, podemos llevar una bolsa en la mochila para recoger los plásticos que hallemos, lo que ciertos medios llaman plogging: la práctica de correr y recoger los restos que otros dejaron.

Y además…

Hay otras cosas no relacionadas directamente con la práctica deportiva que puedes sumar a tu vida rutinaria y que están absolutamente relacionadas con el equilibrio físico, mental y medio ambiental.

Comer frutas y hortalizas de temporada y cercanía

Aparte de comer frutas y verduras libres de pesticidas, y de esta forma eludir contaminar tu plato y contribuir a los vertidos de tóxicos en el planeta, consumir frutas y hortalizas de temporada y cercanía es positivísimo.

Los comestibles de temporada asisten a reducir el empleo de energía para el cultivo de exactamente los mismos (calefacción, refrigeración, etc.) y consumir productos de cercanía, o sea, aquellos que aparte de ser de la época actual son los que se cosechan en un radio próximo a donde vives. Dismuyen la llamada “huella de ozono» del transporte de comestibles de una distancia a otra.

No es preciso que vayas a la tienda eco-bio más cara del distrito, sino puedes ir a los mercados o bien aproximarte de forma directa a los que cosechan el alimento. Asimismo puedes asistir a conjuntos de consumo, si en tu zona existen. Si no existen, siempre y en todo momento puedes crear uno.

De forma adicional, puedes cultivar tu comestible en casa. Como habrás visto en nuestra página web, puedes aun cultivar comida en el balcón o bien en el patio.

Cocinar tu comida

Otra forma de cuidar el medioambiente es parar de comprar comida para llevar y hacer tu comida. Es pasmante la cantidad de restos que se producen, sobre todo plásticos (recipientes, cubiertos y platos), como envases de papel y cartón, con el alimento para llevar.

Cocinar tu comida además de esto es una actividad que ayuda a conectarte contigo. Es verdad que en ocasiones no hay tiempo. Mas el tiempo para nuestra salud en ocasiones asimismo se lo podemos quitar a las horas que pasamos delante de pantallas.

Desplazarte en bici o bien a pie

Esto es básico. Para moverte por tu urbe o bien pueblo no es preciso hacerlo en turismo. Siempre y en todo momento es mejor para el medioambiente hacerlo a pie o bien en bici. Aparte de eludir producir CO2 vas a estar trabajando tus músculos, quemando energía y expulsando toxinas. ¡Prácticamente nada!

Estas son solo ciertas ideas. Si se te ocurren otras, déjalas en los comentarios. Probablemente nuestros lectores y mismos nos favorezcamos de tus aportes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop