Fibromialgia, causas y tratamiento

Es un dolor músculo esquelético, con hipersensibilidad en puntos específicos, es de origen neurológico, los dolores se relacionan con el sistema nervioso central, conoce que es la fibromialgia, causas y tratamiento.

La fibromialgia es una enfermedad crónica, que produce a nivel generalizado un dolor musculo esquelético, presentando una hipersensibilidad en puntos específicos, esta enfermedad se relaciona con la fatiga, la falta de sueño, síntomas de ansiedad y depresión, y rigidez generalizada.

Puesto que las quejas de los pacientes no tienen un origen físico, esta enfermedad es considerada como un trastorno de somatización, su origen es neurológico y los dolores son producidos por desequilibrios neuroquímicos del sistema nervioso central.

La fibromialgia afecta al menos al 5% de la población, es más propensa a ser padecida por las mujeres, aunque puede padecerla un niño o un anciano, es más probable ver esta afección en personas con edad comprendida entre 20 y 50 años, muchos de los casos que llegan a la consulta de reumatología, son cuadros de fibromialgia, aunque no todas las veces son diagnosticados de esta manera, ya sea por desconocimiento o porque el profesional médico no considera la fibromialgia como una enfermedad.

La causa principal de esta enfermedad es la sensibilización central, es el aumento de una respuesta dolorosa en el sistema nervioso central, similar al dolor crónico causado por enfermedades como, síndrome del intestino irritable, síndrome de piernas inquietas, cistitis y trastornos por estrés.

No tener un sueño reparador, los trastornos de sueño como el insomnio, pueden empeorar este trastorno, o convertirse en la causa de la aparición de la misma y sus síntomas.

Tratamiento:

No existe aún una cura definitiva para esta enfermedad, pero si hay tratamientos que ayudan a aliviarla, como el ejercicio, la educación del paciente y algunos fármacos, por lo general la fibromialgia es tratada por más de un médico en diferentes especialidades, la terapia, junto a antidepresivos, antiinflamatorios y otros fármacos prescritos por el medico puede resultar un gran alivio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *