InicioSaludHistoria de las lentillas

Historia de las lentillas

Aunque las lentillas para la vista pueden parecer un invento relativamente moderno y hoy día se compran en Internet, a través de páginas como Lenstore.es, lo cierto es que las primeras anotaciones en las que se describen productos destinados a ser colocados sobre los ojos y mejorar la visión de las personas datan nada menos que del siglo XVI. Si tienes curiosidad sobre cuál es la historia de las lentillas y cómo han llegado hasta nuestros días, te lo contamos todo en nuestro artículo. 

Los primeros diseños teóricos

Aunque el origen de la lentilla moderna data del siglo XIX, tal como veremos a continuación, entre las notas de grandes genios como Leonardo da Vinci o René Descartes ya se incluían diseños y pensamientos de lo que podría ser algo muy parecido a la lentilla moderna. En el caso de Da Vinci, este planteaba el uso de lentes correctivas aplicadas directamente sobre la superficie del ojo y destinadas a la mejora de la visión en sus tratados de 1508. 

Algo parecido ocurrió en el caso de René Descartes en 1632, cuyos escritos también hablaban de soluciones similares. No obstante, no consta que estas ideas llegasen a ponerse en práctica debido, principalmente, a la complejidad de encontrar materiales de la época que pudieran ser adecuados para este empleo. 

Las primeras lentillas reales

Desde los primeros escritos de Descartes y da Vinci tendrían que pasar algunos siglos hasta que llegasen las primeras lentillas reales. Su invención se debe a F. Müller y al médico suizo Adolf Eugen Fick, quienes lanzaron en 1887 las primeras lentillas realmente prácticas, al menos en teoría. 

El problema de estos primeros productos es que estaban fabricados en vidrio y, por tanto, podrían acabar causando heridas en los ojos de los usuarios. De nuevo, el problema que hemos mencionado con los materiales se vuelve a hacer presente, por lo que tendrían que pasar algunos años hasta que se diera con una solución adecuada. 

El nacimiento de las lentillas modernas

El nacimiento de la lentilla moderna como tal podemos situarlo en los años 30. Por fin, después de tanto tiempo, se conseguía resolver el problema del material gracias a la creación del polimetilmetacrilato. Este material se utilizaba generalmente en la fabricación de piezas de aviones, pues tenía las propiedades de tener un peso muy ligero, una adecuada resistencia y también resultaba relativamente fácil de moldear. Estos tres parámetros son ideales para el material de una lentilla, ya que genera la adecuada comodidad del usuario y también permite ajustar la forma a la graduación correspondiente. 

El impulso final para la generalización de las lentillas como alternativa a las gafas llegaría en el año 1971. Este fue el año en el que la conocida firma de productos ópticos Bausch & Lomb lanza sus primeras lentillas de gelatina. Estas tenían la ventaja de ser mucho más flexibles, más cómodas y también más manejables que las tradicionales. Algo que, sin duda, supuso un empujón para que el producto se popularizara hasta convertirse en lo que es hoy, una alternativa cómoda interesante para prescindir de las gafas. Un aspecto al que hoy día contribuyen nuevos materiales y tecnologías que no solo mejoran la comodidad, sino también la seguridad que ofrecen las lentillas durante el uso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

últimastop