La Bolsa como estrategia para aumentar al máximo el ahorro en un largo plazo

La Bolsa como estrategia para aumentar al máximo el ahorro en un largo plazo

Frecuentemente diríase que invertir en Bolsa es como jugar al casino, mas asimismo tras el casino hay una potente estrategia de ciencia y estadística que estima más recomendables unas acciones y otras.

Respecto a la Bolsa, invertir en un largo plazo requiere paciencia, mas tiene asociadas una serie de ventajas, como por poner un ejemplo que no es preciso realizar una administración muy activa. En todo caso, si algo es indispensable es escoger bien los activos, o sea, las acciones, que formarán la cartera de inversión de forma conveniente.

Los ciclos económicos y la inversión en Bolsa

La economía y los mercados tienen un comportamiento cíclico. Esto quiere decir que cualquier fórmula de inversión se encara a las fases del ciclo económico: restauración, expansión, apogeo y recesión.

Normalmente, los mercados acostumbran a llevar la delantera en estos ciclos y hallan en la Bolsa un barómetro adelantado de la economía y sus ciclos. A largo plazo, siempre y en toda circunstancia existirán periodos de caídas en los mercados de bastante difícil previsión.

Sin embargo, con esto no deseamos decir que la economía no medre a lo largo del tiempo. En verdad, la economía  acostumbra a sostener una tendencia positiva pese a su comportamiento cíclico.

Dada esta situación, ¿de qué forma hay que proponer el horizonte de la estrategia inversora? Un buen planteamiento bursátil sería aquella que tomara conciencia de estos ciclos económicos mas que está orientada al desarrollo económico, no a las subidas de los mercados a consecuencia de estos impulsos cíclicos.

Las claves para lograr la máxima rentabilidad en un largo plazo

La rentabilidad de las inversiones en un largo plazo no procede de la alteración de los costes que puedan padecer los activos en el mercado, cuando menos en la mayor parte de los casos. Uno de los objetivos de la inversión en Bolsa ha de ser buscar buenos dividendos y dejar un tanto a un lado la estrategia especulativa de “comprar económico y vender caro”.

En este sentido es más apropiado buscar una rentabilidad sostenida a lo largo del tiempo. Si bien los mercados entren en una fase correctiva y los valores de la cartera pierden valor, un propósito principal ha de ser el de buscar activos con un historia limpio de pago de dividendos. Esta estrategia deja que los activos se recobren de la caída de los costos, puesto que de esta manera los dividendos resguardan de la inflación y aumentan el patrimonio.

En Eurekers, la comunidad referencia de pequeños inversores, apuestan de forma decidida por estas fórmulas para invertir en Bolsa y rentabilizar ahorros.

Desde Universidad de Bolsa, con su curso de Bolsa, apuestan asimismo por la inversión fácil, entendiendo fácil como adjetivo conveniente para aproximar al público general  el planeta de la Bolsa y los mercados financieros.

Aparte de la apuesta por los buenos dividendos, otra recomendación para localizar rentabilidad en la inversión en un largo plazo pasa por escoger valores estables. En instantes convenientes hay que saber dirigir las ganancias mientras que se resguardan las ventajas en temporadas de recesión.

Las compañías asentadas en los mercados, con reservas de capital sólidas y también intereses en diferentes zonas del planeta acostumbran a portarse de mejor modo en temporadas de recesión económica que otras que no disponen de recursos suficientes que aseguran el pago de dividendos. Por ahí va un tanto la idea de elegir valores estables.

En la selección de valores es preferible decantarse por empresas con gran capitalización bursátil y con una situación financiera fuerte, en menoscabo de otras alternativas que en el corto y medio plazo son más atractivas.

Un tercer consejo, y esto es una recomendación usual y famosa por todos los que se comienzan en el planeta de la Bolsa es la diversificación. En los mercados bursátiles se puede invertir en bancos, empresas de seguros, salud, servicios públicos, telecomunicaciones, energéticas… esto muestra que existe un sinnúmero de ámbitos económicos que responden de una manera diferente y que animan a diversificar.

Cuando se habla de diversificar no se trata solamente de hacerlo entre ámbitos, sino más bien asimismo en diferentes zonas geográficas, para eludir peligros inherentes a las inversiones de largo plazo. No es para nada aconsejable confiar toda la estrategia inversora a una sola empresa, de un determinado campo económico y de una zona geográfica específica.

Para finalizar, en las estrategias inversores hay siempre y en todo momento que buscar ese plus de rentabilidad, algo que se puede lograr agregando un tanto de “picante”. Si todo se restringe a inversiones rentables y fiables en el tiempo, ese plus de rentabilidad se pierde.

La Bolas es peligro, mas peligro controlado. Los mercados y las economías emergentes responden realmente bien dada esta busca del plus añadido, si bien insistimos que siempre y en toda circunstancia debe reinar la precaución y la moderación en las inversiones, buscar ese comportamiento estadístico o bien científico de los mercados financieros, que los tienen. En caso contrario, no sería una actividad tan demandada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *