De qué manera relajarse: dieciocho técnicas para calmar la tensión y el agobio

Lavar las cortinas: De qué forma hacerlo apropiadamente

Si hay un textil que siempre y en toda circunstancia se nos olvida lavar son las cortinas. Pensamos que no se manchan, mas la verdad es que amontonan polvo, ácaros y la suciedad que entra de la calle toda vez que abrimos las ventanas. ¿No tienes clarísimo de qué manera lavar las cortinas? Es más fácil de lo que semeja. Muchas cortinas, aun, pueden meterse en la lavadora. Todo depende del tejido con el que hayan sido confeccionadas. El algodón, el poliéster y el nylon, por poner un ejemplo, son muy resistentes.

cuatro consejos para lavar las cortinas sin fallos

1. Leer la etiqueta

Ya antes de poner a lavar las cortinas debes revisar las instrucciones indicadas por el fabricante. De algodón, de lino, de encaje, sintéticas, de seda… Cada tejido requiere un procedimiento diferente de lavado y soporta unas temperaturas determinadas.

La seda, por poner un ejemplo, acostumbra a requerir la limpieza en seco.

dos. Lavar las cortinas a máquina: Baja temperatura y centrifugado suave

Cuando ya tengas claro que puedes lavar las cortinas en la lavadora, cerciórate de que has quitado todos y cada uno de los ganchos a fin de que no ocasionen una avería en el electrodoméstico. Introdúcelas en el tambor sin solamente de ropa, a fin de que no se arruguen en demasía. En el caso de que sean muy grandes, debes separarlas en diferentes coladas.

Después, elige un programa para ropa frágil, con una temperatura que no exceda los treinta °C y un centrifugado máximo de seiscientos rpm (si son de lino, baja hasta cuatrocientos revoluciones). Las lavadoras más modernas acostumbran a tener un programa concreto para cortinas, lo que facilita todavía más el proceso.

tres. Cuélgalas húmedas

Cuando acabe el ciclo de lavado, saca las cortinas de manera inmediata de la lavadora y extiéndelas a fin de que no se formen pliegues ni arrugas. Plánchalas cuando aún estén húmedas (a temperatura baja) y cuélgalas nuevamente a fin de que se terminen de secar.

cuatro. Lavar las cortinas a mano

¿Tus cortinas no pueden meterse en la lavadora o bien tienes temor a estropearlas? Siempre y en todo momento puedes lavarlas a mano. Lo único es que precisarás emplear la bañera o bien tener un barreño muy grande. Llena la bañera con agua fría y agrega limpiador líquido para prendas frágiles. Remueve y también introduce las cortinas. Déjalas a remojo a lo largo de múltiples horas, moviéndolas de cuando en cuando a fin de que el jabón penetre por toda la lona.

Cuando el agua esté sucia, vacíala y vuelve a rellenar con agua limpia. Agrega una gota de suavizante y deja actuar treinta minutos o bien una hora. Aclara bien y escurre el exceso de agua suavemente, a fin de que las cortinas no se arruguen.

Tiende las cortinas extendidas y, cuando dejen de gotear, cuélgalas a fin de que se sequen en su lugar y su peso suprima las arrugas que hayan podido formarse.

¿Con qué limpiador se lavan las cortinas?

Ya hemos dicho que las cortinas deben lavarse en un programa para ropa frágil. Puesto que bien, el limpiador que uses ha de ser líquido y concreto para esta clase de prendas. Además de esto, no resulta conveniente echar demasiada cantidad. Caso de que las cortinas estén demasiado sucias, puedes darles primero un aclarado solo con agua, o bien dejarlas a remojo unas horas ya antes de meterlas en la lavadora.

Asimismo puedes agregar algún aditivo singular para cortinas que venden ciertas marcas. Este debes echarlo en el tambor o bien en el cajetín, en la cubeta del suavizante. Lo hay para cortinas blancas o bien de color y sirve para suprimir máculas y olores, al tiempo que ofrece una protección extra frente al polvo y la grasa.

Lee también: Trucos para adecentar la casa que te van a facilitar la vida

¿Con qué frecuencia hay que lavar las cortinas?

Las cortinas asisten a vestir una habitación. Para bien o bien para mal. Cuando están sucias o bien deslustradas afean el resto de la decoración, con lo que debes tener la cautela de lavarlas con determinada frecuencia. No te afirmamos que las limpies todas y cada una de las semanas, mas sí que debes hacerlo al menos un par de veces por año.

Puedes lavar las cortinas del salón y de las habitaciones coincidiendo con la limpieza general de la casa que acostumbra a hacerse en primavera y en otoño. Las de la cocina sí que se manchan más, con lo que estas deberías lavarlas una vez por mes. De igual manera, en una casa en la que haya bebés, mascotas o bien algún fumador, la limpieza ha de ser más usual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *