Inicio Economía Ley de Segunda Oportunidad: qué es, requisitos, beneficios y alcance

Ley de Segunda Oportunidad: qué es, requisitos, beneficios y alcance

Cuando se tienen inconvenientes económicos y no se pueden abonar los compromisos, hay que buscar soluciones eficaces para intentar solucionarlos. Una de estas es la Ley de Segunda Ocasión, a la que se puede recurrir para llegar a cómodos pactos de pago con los acreedores o bien, aun, demandar la exoneración total de la deuda, en dependencia de la situación que se presente.

En ocasiones se deben encarar coyunturas económicas bastante difíciles que imposibilitan cumplir con los compromisos adquiridos y las deudas se amontonan hasta el punto de llegar a una inconveniente situación de impago. Cuando esto sucede, la única solución es apegarse a la Ley de Segunda Ocasión, con la que se puede solucionar la situación, para bien de las partes implicadas.

Esta ley es un mecanismo legal que entró en vigencia en España el veintiocho de julio de dos mil quince, con la que particulares y autónomos pueden acordar comodidades de pago con sus acreedores para solucionar las deudas contraídas que no hayan podido abonar de manera oportuna.

Aun, cuando no haya posibilidad alguna de pago inmediato y el acreedor no admita convenios ni soluciones de pago, el deudor puede pedir la condonación total del compromiso adquirido.

El propósito de esta ley consiste en brindar, como su nombre señala, una segunda ocasión a los deudores que por circunstancias extrañas a su voluntad no hayan podido abonar sus deudas a tiempo, mas que están prestos a solucionar esto con el debido tiempo extendido y en cuotas convenientes.

Así el acreedor va a poder recobrar su inversión y el deudor solucionará su compromiso para poder continuar avanzando en su negocio sin inconvenientes, ni registros negativos  que puedan afectar a su reputación ni  a su desempeño económico.

Requisitos para acogerse a esta ley

Como cualquier procedimiento legal, se deben cumplir una serie de requisitos esenciales para poder apegarse a esta ley, a saber:

  • La deuda no ha de ser mayor de cinco.000.000 euros.
  • Ser deudor de buena fe, esto quiere decir que el deudor tenga verdaderamente la pretensión de abonar lo adeudado, de manera que no haya podido hacerlo en los tiempos convenidos.
  • Haber intentado acciones anteriores para intentar llegar a pactos extrajudiciales con los acreedores.
  • No ser parte de un concurso de acreedores.
  • No ser culpable de delitos económicos contra la Hacienda Pública, los derechos de los trabajadores, Patrimonio o bien Seguridad Social en los últimos diez años.
  • No haber recurrido a exactamente la misma ley en los últimos cinco años.

Procedimiento para pedir la Ley de Segunda Ocasión

Para comenzar el proceso de petición, el requerimiento debe hacerse frente a un notario, quien va a levantar el acta con el que se efectuará el documento con toda la información para impulsar el procedimiento.

En el documento se deben poner los próximos datos:

  • Identificación del deudor y situación profesional, laboral y familiar.
  • Importe total de la deuda y patrimonio de lo que se dispone.
  • Causa y situación de la insolvencia.
  • Documentos de todos y cada uno de los recursos del deudor.
  • Listado de acreedores, peculiaridades de las deudas pendientes y el impacto que causa a exactamente los mismos.

Una vez elaborado el documento con la pertinente información, se designa un intermediario concursal para comenzar las actuaciones judiciales y extrajudiciales. Esta clase de procesos se puede extender entre seis meses y un año.

Para ejecutar todas y cada una de las acciones que se deben efectuar, lo más conveniente es buscar el apoyo de empresas especialistas en el área que asistan a realizar el documento de propuesta de pago para presentarla a los acreedores, y representando a su representado, hacer las pertinentes negociaciones.

En el caso de que los acreedores no admitan la propuesta, entonces se va a deber comenzar la parte judicial a fin de que el juez conozca del caso y ordene la exoneración total de la deuda.

En cualquier caso, la Ley de Segunda Ocasión es un genial instrumento legal que deja a deudores de buena fe, ponerse al día con sus compromisos y con sus respectivos acreedores, de forma legal, fácil y práctica, para bien de las dos partes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop