cultivo mariguana medicinal

Manual breve de cultivo de cannabis medicinal en exterior

Ya hemos hablado muy frecuentemente en el weblog sobre el cannabis medicinal, las plantas de mariguana que se usan con fines sanadores más que lúdicos o bien recreativos.

Aunque pensamos que el empleo de esta planta está ridículamente “demonizado”, en tanto que al paso que por una parte se persigue y criminaliza su empleo, por otro se promueve el tabaquismo con campañas de publicidad y el alcoholismo, con la proliferación de bares y festivales y asimismo con una publicidad omnipresente.

No se trata de una cuestión ética, sino de la doble moral: la mariguana tiene muchos efectos positivos para la salud que el tabaco y el alcohol, los que prácticamente carecen de efectos positivos y están relacionados con un montón de inconvenientes (enfermedades cardiovasculares, alcoholismo, cirrosis, cáncer de pulmón y otras nosología respiratorias, accidentes de tránsito, violencia familiar y un enorme y triste etc.).

Mas bueno, dejémonos de cháchara y comencemos con los consejos de iniciación en el cultivo. Para iniciar necesitaremos semillas y tierra buena, un espacio donde le dé el sol y listo.

Podemos adquirir exactamente las mismas en una tienda de semillas de mariguana on line, en tanto que vamos a poder seleccionar la pluralidad que mejor se adapte a nuestras necesidades.

En el caso del cannabis medicinal, se aconseja las que tienen un mayor porcentaje de CBD, como por servirnos de un ejemplo la pluralidad Super bud, mas realmente todas y cada una poseen cannabidiol.

Temporada de siembra

Para la siembra, siempre y en toda circunstancia en dependencia de la pluralidad, en España germinaremos las semillas entre marzo y mayo, y si estamos en el otro lado del hemisferio, como por poner un ejemplo la zona Austral de Sudamérica esta temporada va a ser entre septiembre y octubre.

Más que plantar de manera directa las semillas, siempre y en toda circunstancia es recomendable hacer planteles con semillas germinadas.

De qué manera germinar las semillas de mariguana

Hay diferentes formas de germinar las semillas de mariguana para hacer nuestro brote que entonces se convertirá en planta. Uno de los métodos más frecuentes y alcanzables es el de usar papel de cocina en un plato hondo. Lo que hacemos es poner un pedazo de papel humectado con un rociador o bien pulverizador, la semilla y otra capa de papel por encima. Debemos dejar suficiente espacio a fin de que la semilla respire, y debemos intentar que el papel se sostenga húmedo.

Podemos tapar con otro plato, preferentemente hondo y dejando que por una rehendija o bien separación entre los dos pase el aire.

En dependencia de la pluralidad, la semilla va a tardar entre veinticuatro horas y cinco días en germinar, si bien hay casos en que precisa diez o bien doce días. Conque no hay que desesperar en esta fase.

Plantar

Una vez tenemos nuestro brote lo podemos plantar en una maceta y poner en el exterior, o bien de forma directa en la tierra. Una práctica común es plantar en una maceta pequeña, considerablemente más simple de cuidar, y cuando la planta toma forma y tamaño la trasplantamos a una maceta más grande.

Si no lo hacemos probablemente el desarrollo de la planta se detenga, por tanto siempre y en toda circunstancia es conveniente trasplantar, eso sí, con mucho cuidado.

La mejor forma es haciendo que las raíces y la tierra salgan como un bloque, preparando anteriormente la maceta más grande con sustrato en la parte inferior. Entonces rellenaremos, una vez puesta la planta, la tierra que sea precisa en los lados hasta el momento en que la planta quede bien estable.

Riego y otros cuidados

El riego va a depender bastante del tiempo, mas esencialmente hay que eludir regar todos y cada uno de los días, puesto que de esa forma no vamos a dejar respirar bien a las raíces.

Se aconseja que por lo menos sea cada cinco o bien seis días, mas en temporadas más próximas a los días más calurosos del verano habrá de ser cada 2 o bien 3 días. Lo mismo en las zonas más próximas al Ecuador, donde el calor es más intenso y el agua se evapora más veloz de la tierra.

cultivo mariguana

El volumen de agua jamás habría de ser superior a un cuarto del volumen de la maceta: por poner un ejemplo una maceta de diez litros debe regarse con dos.5 litros de agua o bien menos, y de esta forma consecutivamente en mayores o bien menores cantidades.

Se recomienda poner un plato bajo la maceta, de este modo el agua puede ser absorbida por la planta en caso que sea preciso. Mas hay siempre y en toda circunstancia que tener exactamente el mismo cuidado de no regar en demasía como el que se tiene con eludir que se seque.

En lo que se refiere a las plagas más frecuentes, las que afectan a la mariguana son exactamente las mismas que acostumbran a afectar a las plantas ornamentales y a los huertos de plantas comibles y hortalizas, como el pulgón, la mosca blanca y las cochinillas, de esta forma las pesadillas de los vegetales de hoja verde, como caracoles, babosas y orugas.

Podemos utilizar aceite de neem con jabón potásico, si deseamos una alternativa natural y eficaz contra estas plagas, o bien hacer un insecticida natural con ajo y alcohol. En Ecocosas tenemos muchas opciones y también ideas.

Como fertilizante casero podemos utilizar un té a base de cascarillas de plátano, o bien fertilizante a base de cascarillas de huevo. El humus de lombriz es asimismo muy efectivo y si bien hay cierta polémica en lo que se refiere a su eficiencia, bastantes personas optan por el café utilizado como fertilizante natural.

Cosecha

En dependencia del tiempo y la zona, la planta se cosecha en una temporada o bien otra. En España por poner un ejemplo, la cosecha se hace entre finales de agosto y principios de octubre, siendo generalmente septiembre el instante ideal. Esto puede mudar, y más ahora que el tiempo está tan impredecible. En otras zonas del sur del planeta, la temporada ideal para la cosecha cambia mas es más o menos entre marzo y abril.

El instante de la recogida en suma es cuando las plantas florecen lo bastante. Mas no hay que apurarse. Cuando vemos que los pelos se comienzan a poner cobrizos es una señal de que se aproxima el instante de recortar, mas no es el instante todavía. El instante es cuando los pelos dejan de medrar y los que caen no se renuevan, ahí es cuando debemos recortar. Esto requerirá de experiencia, algo que se gana con los años y cosechas. Una alternativa es, si tenemos más de una planta recortar de una en una y dejar secar para entonces cotejar cuál fue la mejor cortada y de esta forma saber de qué manera reiterar el proceso por año siguiente.

Una vez cortadas las plantas, las ponemos colgadas por los tallos en una cuerda, en una habitación interior y dejamos secar a lo largo de diez a quince días. Ha de ser un espacio obscuro y seco, en tanto que sino más bien el proceso se puede apresurar o bien trastocar y la calidad de exactamente las mismas reducirá.

Tras esto, ya podemos separar los cogollos y guardar en botes de cristal para su siguiente consumo, y las hojas asimismo las podemos emplear para cocinar, preparar aceites, mantequilla de mariguana o bien bebidas, y si bien más suaves que los cogollos, asimismo se pueden fumar.

Aguardamos que esta aproximación al autocultivo exterior de cannabis te haya servido de algo. Considera que no es una guía pormenorizada sino más bien unos consejos de nuestra experiencia para principiantes o bien interesados en ahondar más sobre el tema.

¿Qué otros consejos darías a quien se quiera adentrar en este planeta del cultivo de esta planta, criminalizada en muchos lugares y venerada en otros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *