Inicio Salud Micromanipulaciones: Las armas del narcisista

Micromanipulaciones: Las armas del narcisista

Las micromanipulaciones son pequeñas muestras de comportamiento manipulador que muchos acostumbran a pasar por alto, puesto que, de entrada, estiman que no son alarmantes hasta el momento en que empiezan a sentir malestar sensible o bien sicológico.

Si bien pasan por sutiles, las micromanipulaciones son una forma de manipular que se encubre bajo la manera de “amor”, “interés”, e inclusive “preocupación”.

Lo más preocupante de las micromanipulaciones es que, después de que ha trascurrido un tiempo, la persona que las sufre acostumbra a probar sufrimiento, dolor y sofocación.

En este blog post charlamos de:

Las micromanipulaciones: ¿qué son?

Las relaciones sociales se pueden entender como un entramado de interactúes complejas en las que se comparten intereses, cariños y necesidades. No obstante, a fin de que cualquier género de relación sea armónica debe existir un reparto equitativo de las labores y responsabilidades.

Mas, tratándose de relaciones con personas que sufren de narcisismo esta activa de relacionarse cambia, pues, quien acompaña al narcisista tiene ciertas necesidades que siente cubiertas en esa relación y concluye admitiendo distintos géneros de comportamiento que el narcisista plantea o bien ejecuta.

Muy frecuentemente estos comportamientos se marchan dando de forma progresiva, con lo que persona perjudicada no se da cuenta.

Conforme con Alejandro Mendoza, en su libro sobre manipulación, esta se define como una forma de repercusión social cuya finalidad es trastocar el comportamiento y las percepciones del resto, a través del empleo de tácticas que son poco claras, ilusorias y también indirectas.

Esto es, conforme el creador, quien manipula recurre a determinados trucos para hacer que las otras personas actúen o bien piensen de cierta forma que va en beneficio de quien comete la manipulación.

De ello se infiere que la manipulación es una táctica clave a la que ciertas personas recurren para lograr un propósito final, con lo que, en algunos casos hay quienes manipulan con intencionalidad, al tiempo que en otros escenarios la manipulación se puede hacer de forma inconsciente.

El creador asimismo resalta que la manipulación se puede identificar y de este modo eludir o bien ignorar, mas cuando no se trata de personas lejanas, sino más bien de seres queridos o bien de una pareja, es más difícil darse cuenta, puesto que ocurre de forma enmascarada.

De tal modo que, se trata de una forma de actuar que produce daño sicológico a la otra persona y esto forma una forma de maltrato invisibilizada.

¿De qué manera se manifiestan las micromanipulaciones?

Esta forma enmascarada y sutil de manipulación se puede manifestar de diferentes formas como, por ejemplo:

  • Relatos exagerados: quien manipula puede recurrir a narraciones en las que se muestra como aparente víctima. La finalidad de este comportamiento es conseguir la atención de la otra persona. Acostumbra a mostrarse preocupado/a y después pedir algo que le resulte de interés.
  • Celos o bien envidia: normalmente, las personas que procuran supervisar acostumbran a tener la creencia de que las personas a su alrededor están recelosas de ella y con esto busca sostener la atención de la víctima.
  • Amenazas de suicidio: esta es una forma más directa de ejercer control. La persona supervisora puede decir a su víctima que tiene preparado un plan de suicidio y conminar con ejecutarlo, puesto que busca que el otro sienta preocupación.
  • Aparente víctima: la persona que manipula asimismo puede recurrir a esta forma de ejercer control aseverando, por ejemplo: “ese día era esencial para mí y no estuviste allá, mas está bien, no ocurre nada”. Al comienzo, quien manipula se muestra con malestar y le resta relevancia, mas deja en el otro un sentimiento de culpa.
  • Mensajes: con el apogeo de las nuevas tecnologías y formas de correo instantánea, la persona que manipula puede llegar a quitar mensajes, mandar fotografías o bien textos que no se entiendan para entonces decir a la víctima: “perdona, este mensaje no era para ti, me he equivocado”. Con esto, lo que intenta es conseguir atención y sostenerse cerca para poder proseguir ejercitando control de alguna forma.

¿Qué implica relacionarse con una persona narcisista?

Se debe estimar que, generalmente, las personas manipuladoras tienen rasgos narcisistas, o sea, que precisan ser admiradas de manera constante y que el resto les retornen una imagen con la que sentirse grandes.

Es por esta razón que los narcisistas tienden a servirse del resto, y sus pensamientos, comportamientos y formas de relacionarse con otros van a estar orientados a cubrir esta necesidad.

Además de esto, estas personas se centran tanto en sí que no cuentan con la capacidad de meditar en los otros, cuando menos no como personas independientes con diferentes necesidades y deSeos, razón por la que acaban presionando o bien imponiendo sus deSeos para conseguir reconocimiento.

Cuando sienten cubierta esa necesidad de lisonja, se muestran muy simpáticos, cariñosos o bien afables. No obstante, esta es una situación que puede mudar frente a la menor crítica o bien al percibir que el resto no le admiran.

En ese instante brota la saña y el estimar vejar a el resto, para hacerles sentir que no tienen valor.

Por esta razón, los narcisistas sostienen relaciones con aquellas personas que les den lo que desean y, de lo contrario, pueden llegar a romper semejantes relaciones sin que les afecte la separación, puesto que solo procuran la admiración absoluta y al no conseguirlo de una persona van de manera brusca a buscar esto en alguien más.

¿De qué manera saber si me estoy relacionando con alguien narcisista?

Ciertos rastros para identificar que una persona se puede estar relacionando con otra que es narcisista y que recurre a las micromanipulaciones, son los siguientes:

  • La víctima está sosten a una demanda de excesiva admiración por la parte del otro;
  • de súbito, deja de tener su espacio personal, de compartir con otros y se siente aislado;
  • la víctima siente temor de ser objeto de los desprecios, vejaciones y enfados de la otra persona;
  • evitan actuar de forma libre, esto es, van con cautela para eludir que se produzca el desenfado;
  • están atentos a si la otra persona se marcha a ofender o bien si está de buen humor;
  • la víctima se siente con menos valor por el hecho de que el otro solo le retorna restricciones y descalificaciones.

Estos son ciertos signos de que alguien se está introduciendo en la psique de otra persona y también procurando tomar control mediante las micromanipulaciones.

Bibliografía

  • Grunberger, B. (mil novecientos setenta y nueve). El narcisismo. In El narcisismo (pp. doscientos ochenta y tres-doscientos ochenta y tres).
  • Kernberg, O bien. (mil novecientos setenta y nueve). Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico. In Desórdenes fronterizos y narcisismo patológico (pp. trescientos doce-p).
  • Mendoza, A. (dos mil veinte). Manipulación y sicología obscura. De qué forma aprender a leer personas de manera rápida, advertir la manipulación sensible enmascarada, advertir el engaño y defenderse del abuso narcisista y de las personas tóxicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop