Inicio Economía ¿Por qué razón una rehipoteca no siempre y en toda circunstancia es...

¿Por qué razón una rehipoteca no siempre y en toda circunstancia es una gran idea?

Las necesidades de financiación pueden llegar en cualquier instante, por lo menos aguardar y en qué momento menos oportuna resultan. Existen muchas fórmulas para intentar contestar a una necesidad de financiación, la rehipoteca es una de ellas, mas no siempre y en toda circunstancia es la mejor.

Hay que tomar en consideración, primeramente, que no todas y cada una de las financieras aceptan este género de herramienta de financiación. En verdad, no es un modelo que les resulte en especial atrayente. No obstante, en el mercado, hay una oferta parcialmente extensa de reunificación de deuda por medio de las rehipotecas.

¿Qué es una rehipoteca?

En esencia se trata de una operación simple, se anula una hipoteca ya existente sobre una residencia, y se abre otra hipoteca nueva, de mayor importe y normalmente de mayor duración.

En el momento de entregar una operación de estas peculiaridades, es preciso probar la solvencia para poder encarar la nueva hipoteca, y, asimismo, posiblemente se pidan garantías auxiliares.

Es asimismo interesante valorar que, en el análisis de la operación, va a tener un valor esencial la cantidad de hipoteca amortizada ya antes de su cancelación. Va a ser considerablemente más fácil conseguir este género de financiación con una hipoteca a la que le resta poco tiempo de amortización.

¿Para qué exactamente se emplea la rehipoteca?

Hay 2 motivos clave por los que se usa esta fórmula de financiación:

  1. Para reunificar deuda: mediante una nueva hipoteca se pueden reunir los diferentes préstamos y deuda financiera en un préstamo. Esto lo que logra es abaratar el costo mensual de todos y cada uno de los préstamos separadamente
  2. Para lograr una financiación a largo plazo: los préstamos personales por norma general limitan los tiempos máximos de concesión. En un caso así, es posible ampliar la financiación tanto como se amplía el plazo de amortización de la hipoteca

¿Vale la pena una rehipoteca?

No siempre y en toda circunstancia. Primeramente, hay que tener en consideración que esta clase de operación tiene un costo doble, por una parte, el costo de cancelación y por el otro lado el costo de nueva hipoteca.

En el caso de la cancelación, aparte de posible comisión en dependencia del instante de la hipoteca en que se realice, hay que sumar otros gastos como el registro por cancelación, etcétera En el caso de la nueva hipoteca asimismo va a haber que sumar gastos como, por poner un ejemplo, la comisión de apertura.

Por otra parte, ante esta clase de operaciones hay siempre y en todo momento que tener en consideración otra cuestión esencial, el resultado en un largo plazo de la operación. Aunque es verdad que, en una reunificación de deuda, en un corto plazo, puede abaratar las amortizaciones mensuales, en un largo plazo el préstamo va a resultar más costoso, verdaderamente considerablemente más costoso.

Esto es singularmente notable en el caso de haber empleado esta fórmula para una financiación, por servirnos de un ejemplo, para adquirir un vehículo. Con completa seguridad, en un largo plazo, el costo que va a suponer esta financiación equiparado con el costo de un préstamo personal va a ser superior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimastop