Obsolescencia programada reportaje

¿Qué es la obsolescencia programada? Ejemplos y opciones alternativas

Es obvio que los objetos, sobre todo aquellos recursos producidos de forma masiva y de forma industrial, con el tiempo se estropean, se rompen o bien sencillamente quedan obsoletos.

No ocurre lo mismo con lo que es conocido como obsolescencia programada, un proceso de planificación para determinar la vida útil de un bien o bien producto determinado desde el instante de su creación, diseño y, valga la redundancia, programación.

Esto nos conduce a una dependencia en la adquisición de objetos ciertos que tienen una vida útil inferior a la de su durabilidad real.

La meta es puramente mercantil. En el instante que este objeto o bien producto queda obsoleto se torna inservible, con lo que, si ya hemos creado un hábito de su empleo, si dependemos de este para efectuar ciertas labores o bien si nos hemos sencillamente habituado a las comodidades que nos da, adquiriremos uno nuevo, un modelo nuevo y reciente del mismo objeto.

Aunque el objeto o “viejo” está en condiciones de proseguir activo, hay algo (un software, un chip o bien alguna incompatibilidad) que impide que se pueda proseguir usando.

Si bien la obsolescencia programada se remonta a los años treinta de este siglo, con la producción en masa de vehículos Ford y aparatos electrónicos, y después con los libros de texto escolares que se vuelven obsoletos impidiendo su reutilización de un año a otro, el empleo del término no era común.

No es hasta instantes parcialmente más recientes cuando este término tiene poco a poco más eco, sobre todo con los productos electrónicos que una vez dañado uno solo de sus componentes es imposible localizar remplazos.

Lo mismo se puede decir del software para la utilización de determinados aparatos que al perder la compatibilidad los vuelve obsoletos.

Obsolescencia programada: ejemplos

Podríamos escoger decenas y decenas de ejemplos, mas para facilitar vamos a recurrir a las formas más habituales y actuales de obsolescencia programada. Estas nos la ofrecen primordialmente los teléfonos móviles, los ordenadores y otros componentes circundantes.

Teléfonos

Cada vez es más común que los teléfonos celulares o bien móviles, a los pocos años de su adquiere se vuelvan incompatibles con las aplicaciones.

Esto nos conduce a tener que adquirir un aparato nuevo cada cierto tiempo, y desde hace unos años cada vez cada determinados periodos más breves, si bien el hardware de esté prácticamente nuevo y las capacidades del teléfono sean todavía útiles.

Ordenadores

Otro ejemplo podrían ser los ordenadores, sobre todo los de Apple. Es sabido que los ordenadores Mac son muy potentes, y en la mayor parte de los casos más que los creados por sus contendientes.

Mas en ocasiones nos hallamos que un PC Mac parcialmente viejo, con una capacidad interna (memoria RAM, almacenaje, gráfica, etc.) superior a la de un ordenador de reciente creación, no es compatible con programas ni con los navegadores ni con las actualizaciones del sistema.

Esto vuelve a un computador que todavía podría tener una vida larga, y más todavía si le agregamos más memoria y un disco SSD extra, en basura.

Impresoras

Los chips de las impresoras para computador son otro ejemplo. Estas, aparte de dejar de marchar después de un cierto lapso de tiempo, impiden el funcionamiento si ciertos cartuchos está vacío.

Por servirnos de un ejemplo si tenemos una impresora a color, mas deseamos emplear solo el negro, si ciertos colores está vacío no vamos a poder hacer empleo de exactamente la misma.

Lo mismo sucede con ciertas impresoras multifunción que dejan de marchar, aun el escáner, si no tenemos tinta en alguno de sus cartuchos.

Obsolescencia programada ejemplos

Otros ejemplos de obsolescencia programada frecuentes

Otros ejemplos comunes se dan en diferentes géneros de Software, en las baterías de los diferentes artefactos modernos, en ciertos juegos para videoconsolas y en múltiples aparatos electrónicos cuya vida útil está técnicamente premeditada.

Consecuencias

Las consecuencias de la obsolescencia programada son un tanto obvias. Produce un status de consumista incesante a las personas, una dependencia a los aparatos nuevos y a las últimas tecnologías que no deben ver en lo más mínimo con una necesidad.

Esto produce importantes beneficios para las compañías tecnológicas mas un enorme orificio económico en las economías familiares.

Otro de los efectos, digámoslo de alguna forma, dañinos de la obsolescencia programada es la polución. La cantidad de basura, sobre todos placas y componentes electrónicos que son prácticamente imposibles de reciclar, es cada vez mayor.

Obsolescencia programada reportaje

Hay un reportaje llamado Adquirir, tirar, adquirir sobre la obsolescencia programada del que no haremos un resumen, sino les dejamos el vídeo acá mismo por si acaso lo quieren ver sin precisar desamparar Ecocosas:

¿Qué podemos hacer?

Una de las formas de hacer en frente de la obsolescencia programada es recurrir a las preguntas que nos deberíamos hacer toda vez que vayamos a adquirir algo nuevo: ¿verdaderamente lo necesito? ¿No hay algo afín que pueda usar conjuntamente? ¿Se puede lograr de segunda mano? ¿Se puede arreglar en el caso de desperfecto?

De esta manera, filtraremos antes de nada qué verdaderamente precisamos y de qué manera deseamos eludir contribuir al deterioro del planeta y a la mercantilización de los recursos.

¿Tienes alguna idea auxiliar? ¡Déjala en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *