InicioSociedadTrucos y consejos para el mantenimiento de tu kayak hinchable

Trucos y consejos para el mantenimiento de tu kayak hinchable

Los kayaks hinchables, como los que se pueden adquirir en amiaireitems.com, son una buena elección cuando queremos disfrutar de los ríos, embalses o lagos, pero no tenemos mucho espacio de almacenamiento.

Una vez deshinchados ocupan poco sitio, por lo que se pueden guardar en cualquier parte y trasladarse incluso en un coche con el maletero pequeño, de manera que todo el mundo puede disfrutar de ellos, lo que no ocurre con los rígidos.

Los pinchazos se reparan de una manera muy sencilla

Cuando compramos un kayak, como el Doble Hybrid 385, uno de los mayores miedos que tenemos es que se nos pinche, algo que puede suceder por el roce con piedras, ramas, desgaste, etc.

Esto no es un problema, ya que los pinchazos se reparan de una manera muy similar a como se haría con una cámara de una bici, y cuando lo compramos ya viene con un kit de reparación. Si se pincha, solo hay que localizar la zona por donde sale el aire, escuchando o sumergiéndolo hasta ver las burbujas, lijar ese punto, poner pegamento y aplicar un parche específico para estas embarcaciones.

Tras un día ya podemos inflarlo con un hinchador eléctrico como el Sup Basic 16 PSI, el cual es posible adquirir con un conector para la batería del coche.

Es mejor no llevar a nuestro perro con nosotros

Aunque hayamos comprado un Glider 480, que es un kayak triple de recreo, llevar a nuestro perro con nosotros no es una buena idea, pues en muchas ocasiones pinchará la embarcación.

Las zonas más débiles de un kayak hinchable son los laterales y, si el perro pisa ahí, puede provocar un pinchazo con las uñas si las tiene largas. Es posible que no ocurra nada con un animal pequeño, de cinco o seis kilos, pero llevar uno más grande es garantía segura de pinchar.

Hay que limpiarlo bien antes de guardarlo

Siempre hay que limpiarlo bien al terminar de usarlo. Se puede hacer con agua y también con productos específicos para el PVC, nunca con base de aceite porque se despegan los parches y se daña el plástico.

La idea es que no quede nada en la superficie, como pequeñas piedras, arena, ramas, etc., que puedan deteriorar el plástico una vez que lo guardamos hasta la próxima salida.

El paso siguiente es secarlo bien con papel, pues si lo almacenamos húmedo es muy posible que aparezcan hongos y mal olor. De hecho, hay usuarios que los cuelgan como la ropa en una zona exterior durante un día entero.

No se puede guardar de cualquier manera

Una vez limpio y seco se guarda, pero siempre protegido por una lona. Si el kayak viene con su funda, esta será el mejor sitio para meterlo, ya que así no sufrirá daño alguno.

Muchos fabricantes recomiendan no deshincharlo del todo, puesto que cuando se le saca el aire por completo, se forman pliegues y estas son las zonas más vulnerables. Además, si por cualquier circunstancia se ha colado suciedad dentro, ese poco aire que queda impide que el kayak se pinche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

últimastop