De qué manera relajarse: dieciocho técnicas para calmar la tensión y el agobio

¿Vale la pena adquirir una secadora de ropa?

Que si estropea la ropa, que si consume mucha luz, que si la ropa huele mal… De las secadoras se han dicho muchas cosas malas, mas no todas y cada una son ciertas. ¿Dudas si adquirir una secadora de ropa? En el artículo analizaremos los pros y los contras. Aguardamos que de este modo podamos asistirte a tomar una resolución.

Ventajas de la secadora

Entre los opositores de las secadoras siempre y en todo momento hay alguien que afirma que para qué exactamente deseamos este aparato si en España tenemos sol. Puesto que bien, existen muchas zonas que no tienen un tiempo tan privilegiado, en donde hay humedad y en las que llovizna mucho. Sin una secadora, la ropa tardaría días en estar seca. Además de esto, para cuando acabara las prendas más gorditas ya olerían a humedad. Ahí tienes la primera ventaja. Ahora, otras siete más.

1. No precisas un tendedero

Muchos pisos modernos en los que todas y cada una de las ventanas dan a la calle no cuentan con un espacio destinado a tender la ropa. La solución más práctica es adquirir una secadora de ropa. Con esto eludes tener ropa húmeda en casa, una práctica que hace que enfríes el entorno y se coma una parte de la energía emitida por la calefacción.

dos. Lavado y secado en unas horas

Además de esto, las lavadoras son muy prácticas cuando hay que lavar uniformes para el trabajo y el instituto. Lavas y secas en escaso tiempo, lo que te evita tener que adquirir ropa de repuesto.

tres. ¿Qué ocurre con las personas con movilidad reducida?

Las personas con movilidad reducida no pueden acceder a los tendederos anclados por fuera de la ventana para colgar la ropa. Con una secadora sí que pueden hacer la colada de forma autónoma.

Lo mismo pude aplicarse a los pequeños. No les puedes solicitar que tiendan la ropa si deben sacar medio cuerpo por la ventana para llegar a las cuerdas, mas sí puedes enseñarles a emplear la secadora. Cuando acabe, solo deben abrir la puerta para sacarla y asistirte a doblarla. Sin riesgo.

cuatro. Eficacia energética mejorada

Es verdad que hace unos años las secadoras consumían mucha luz. Mas eso ocurría con cualquier electrodoméstico. Si eliges una con certificado ecológico, el gasto ya no es un inconveniente.

cinco. El sol sí que estropea la ropa

Mucho se ha hablado de que las secadoras estropean la ropa. ¿Y el sol no? Los rayos solares gastan los tejidos y les comen el color. En cambio, los modelos más modernos de secadoras tienen una extensa pluralidad de programas a fin de que puedas escoger el más conveniente a cada tejido y exender la vida de las prendas.

seis. Secas cuando deseas

Una ventaja fundamental para mí es que con una secadora de ropa no dependes del tiempo que haga para hacer la colada. ¿Cuántas veces te has encontrado con un montón de ropa sucia amontonada pues no para de llover? Si tienes una secadora, puedes lavarla cuando desees, sin depender de la climatología.

siete. Suprime los ácaros

Aparte de lo dicho, es esencial mentar que si secas la ropa a más de 70°C vas a estar matando los ácaros, algo esencial para las personas alérgicas. De paso, vas a estar fijando el fragancia del suavizante y tu ropa va a estar perfumada a lo largo de más tiempo.

Relacionado: Consejos para seleccionar una secadora ideal para ti

Desventajas de las secadoras

Tras ver los beneficios, toca mentar las partes malas de este electrodoméstico. Estas son las más destacadas:

1. Adquirir una secadora es un gasto más.

dos. Precisas un hueco para instalarla (si no tienes espacio, siempre y en toda circunstancia puedes decantarse por una lavadora-secadora).

tres. Debes tener precaución al elegir el programa para no programar uno que pueda deteriorar la ropa.

cuatro. Como cualquier otro electrodoméstico, tiene una vida útil limitada.

¿Merece la pena adquirir una secadora de ropa?

En vista de esto, semeja claro meditar que vale la pena adquirir una secadora de ropa si vives en una zona húmeda y eliges un modelo eficaz. Es cómoda, te ahorra tiempo y no vas a depender de que haga buen día para hacer la colada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *